domingo, 28 de diciembre de 2008

Referente al “cold feet”


-Dedicado a G.E.C.F.
Gracias por hacerme soñar de nuevo.

Es algo que he escuchado unas cuantas veces -quizás demasiadas ya y hasta de mi propia boca- pero es un término que llamó poderosamente mi atención mientras estuve buscando una explicación a los hechos recientes en la vida de muchas personas a mi alrededor, incluyéndome.

Una definición bastante precisa de un término tan coloquial, vendría a ser algo como: “to 'get cold feet' is to become disheartened or timid, losing one's previous enthusiasm or courage”.

Creo que resume de una forma bastante peculiar la idea que buscaba describir en una brevísima entrada en el blog –mas como excusa para dilapidar un tema desgastado, hoy, día 28, aún más-.

Cierro con una frase que una excelente amiga mía dijo y que engloba EL todo: “no tienes idea de cuantos han corrido al llegar a la puerta de la Iglesia”.

Shit happens, supongo. Menos mal –por mi madre- que fue ahorita. Gracias a ti por eso.

“Uno salió jactándose por la mujer tocada; el otro, llorando por la mujer perdida. El primero es un cretino; el segundo, el más fiel de los nobles”.

Gracias D, como siempre, por responder con tanta inmediatez pero con tanta precisión.

lunes, 3 de noviembre de 2008

Cotufitas en el aire











-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
(Va sin acentos)
Recuerdo esta breve escena de la pelicula "Big Fish". Aunque en un primer momento, el filme no fue de mi completo agrado -pienso que por aquello de que "aun no estabamos listos"-, esta secuencia llego a mi vida nuevamente de una forma poco usual, pero en este momento irrelevante.
Dedico esta breve entrada en el blog a esta escena porque hace poco me senti como uno de los personajes que ahi salen reflejados. El tiempo se detuvo. La gente -algunos con disfraces, otros sin ellos- parecieron quedar pausados por unos segundos en la oscuridad de la fiesta en aquel local de Las Mercedes, aquel cuyo nombre recuerda a un cantante argentino de los 70.
Mientras todo se detenia, recordaba la absurda la idea que me llevo al lugar esa noche de Halloween, pero es que la insistencia se habia convertido en la patada mas dura a cualquier rinon.
El STOP llego tarde, pero llego con la sonrisa que ahora lo define por completo. Recuerdo a Eileen haciendome reir por una que otra cosa, a Jhonny buscando alternarnos para no ser "cuales portugueses" -como quien quiere negarse a su propia nacionalidad-, a Maryann cerrando un ojo para leer un mensaje en su cel -ya bastante ebria pero sin dejar de ser divertida-, a Edu en un ir y venir de sonrisas con aquella "flaquita picarona", y a un nervioso de camisa negra -parecida a una que tanto odie- tratando de acercarse cada vez mas, como aquel que se aproxima con miedo, respeto -quizas demasido- y muy sigilosamente a aquel santo grial nunca antes encontrado.
Fue una noche extrana, pero divertida. Entre risas y "carotas" que siempre disfruto hacer. En fin, fue una noche especial, distinta, precipitada, agresiva, tejida por un destino que pasaba entre nosotros, mientras se burlaba de nuestra inocencia, entre las luces blancas y verdes del estruendoso lugar.
Gracias por todo Dios, destino, vida, o como lo quiera usted llamar. Yo me quedo con el primero.

"Cuesta tan poco ser diferente, y el valor de lo recibido es tan invaluable..." -Anonimo.

jueves, 30 de octubre de 2008

C YA then

--------------------------------------------------------------------------------------------
"Déjame que el enlace de dos almas fieles
no admita impedimentos. No es amor el amor
que cambia cuando un cambio encuentra,
o que se adapta con el distanciamiento a distanciarse.
¡Oh, no!, es un faro eternamente fijo
que desafía a las tempestades sin nunca estremecerse;
es la estrella para todo barco sin rumbo,
cuya valía se desconoce, aún tomando su altura.
No es amor bufón del tiempo, aunque los rosados labios
y mejillas corva guadaña sigan:
el amor no varía con sus breves horas y semanas,
sino que se afianza incluso hasta en el borde del abismo.
Si esto es erróneo y se me puede probar,
yo nunca nada escribí, ni nadie nunca amó".
--------------------------------------------------------------------------------------------
Una vez escritas éstas líneas robadas del soneto 116 de Shakespeare, me atrevo a reflexionar sobre la verdad que en ellas se oculta. A mi manera de verlo, el amor es una fuerza descomunal que llega a unir a las personas de una forma incalculable: los hijos están unidos a sus madres por una gran fuerza única. Las parejas -las verdaderas- no conciben una vida satisfactoria sin la conpañía de su "media naranja".
Mis abuelos por ejemplo, -en la foto de arriba- llevan más de 55 años de casados, y son un orgullo para mi. Un camino a encontrar y seguir.
Hace muchos años escribí algo donde le pedía a Dios por esa persona, y que lo trajera a mí cuando Él así lo deseara. La promesa sigue en pie. En éste momento de mi vida estoy segura de que el amor existe, y que jamás perderé la esperanza de encontrarlo.
--------------------------------------------------------------------------------------------

lunes, 29 de septiembre de 2008

Un día perfecto

Una mujer entra en una sala de partos. Su marido la acompaña. A pesar del sueño, llegó la hora. El bebé viene en camino.
Hace unos nueve meses atrás, ésa misma mujer se realizaba una prueba de embarazo que al resultar positiva convirtió a ése día en un día perfecto.
En ése preciso instante, algunas cuadras más allá, una nerviosa joven esperaba el resultado de una prueba similar y que al resultar negativa convirtió a ése día en un día perfecto.
Es difícil englobar en un sólo texto todo lo que puede conformar el concepto de la perfección. Para alguien, un día perfecto comenzaría con un amanecer en la playa. Otra persona puede ver el inicio de su día como perfecto cuando escucha que el despertador de su vecino suena más temprano que el de él y que puede quedarse en cama unos minutos más que su allegado.
Para otros el día perfecto es el día en que logren salir de casa para independizarse. Alguien dirá que el día perfecto será cuando sea capaz de volver a casa.
Algunos sueñan con el día de su boda como un día perfecto. Otros pueden soñar con el día de su divorcio como un día perfecto.
Un joven está extasiado porque finalmente se hizo el tatuaje que siempre quiso. Otro también lo está porque finalmente logró borrárselo. Son días perfectos para cada uno de ellos, ¿o no?
Creo que no existe un día entero lleno de perfección, sino que mas bien cada día posee el potencial para cambiarnos el rumbo y hacernos sentir vivos de nuevo, aunque sea sólo por unos minutos.
Ésa ducha con agua hirviendo que me espera al llegar del gimnasio representa la perfección. El agua me restituye mientras entono alguna canción que se me quedó “grabada” y que, fuera de la ducha, sería incapaz de volver a tararear.
Es ése café humeante que espera en la mesa junto al sándwich cuidadosamente preparado –como me gusta – por las manos que desde hace tantos años me han cuidado, y es ése “ojo por ahí, mamita” que siempre escucho al salir, sabiendo que cada día extra de esa voz es un regalo.
Es ése amanecer de Pampatar que puedo ver desde una ventana, que si bien no es mía, llega a serlo por un par de semanas durante el verano. Es ése amigo que diviso entre la multitud y que se acerca a mi con la más amplia sonrisa. Era ésa lágrima que corría por su mejilla cuando celebrábamos algo.
Pero si debo hacer mención a un día que verdaderamente fue perfecto, debo citar los días en que me atreví. Cuando me atreví a subir a una motocicleta por primera vez. Cuando me atreví a surfear a pesar de mis temores. Cuando me atreví a acabar una fuerte discusión con un beso. Cuando me atreví a perdonar y a pedir perdón. Cuando me atreví a decir basta. Cuando me atreví a creerle de nuevo. Cuando me atreví a pedirle a Dios por ayuda a pesar de mis faltas. Cuando me atreví a correr debajo de la lluvia. Cuando me atreví a reírme de mi misma. Simplemente, cuando me atreví a vivir.
Esos serán los días perfectos. Los que tuvieron algún momento que me quitaron el aliento. Los días siempre podrán ser iguales a otros. La diferencia de cómo se vive está en uno.

miércoles, 6 de agosto de 2008

Sensacionalismo y la muerte del Joker

ADRIANA K. MORALES ROA
Hoy, todos lo ven como el genial actor que interpretó magníficamente al terrible archienemigo de Batman, el Guasón o Joker, y gracias a quien se están sumando apresuradamente millones y millones de dólares en las cuentas bancarias de algún ejecutivo de Hollywood.
Me cuesta aceptar cómo se ha explotado tan provechosamente la muerte de éste muchacho que apenas comenzaba a dar sus primeros pasos como actor en la meca del cine americano. Basta nada más con fijarse cómo se reacomodaron muchas de las imágenes que se lograron del joven Heath para exprimir al máximo sus apariciones dentro de las cintas de ésta película.
Sí, es cierto, he visto la película dos veces en el cine, y es probable que vuelva a verla en algún punto. Mi novio acaba de adquirir la anterior (Batman Begins) y sé que pronto estaremos en los pasillos de la UCV buscando una buena copia de ésta entrega.
Navegando en la Web, me encontré sumergida en la página oficial de la película (http://thedarkknight.warnerbros.com) y me llena de cólera ver cómo se está utilizando la muerte del actor para “darle más publicidad al filme”.
Así mismo, me asquea ver cómo algunos tabloides y medios digitales están diciendo que la película es la nueva Poltergeist del siglo XXI o que el filme está sumergido en una profunda maldición.
La gente muere por usar drogas (legales o no), los accidentes de tráfico ocurren y hay violencia doméstica en muchos hogares. Ya basta de explotar una y otra vez la muerte de Ledger para fines comerciales. Nada de esto estuviera pasando si el intérprete del Joker estuviera respirando en éste momento, y no acompañado por sus abuelos ya convertido en cenizas.
Esto lo digo porque yo sí recuerdo cómo la película Batman Begins pasó casi desapercibida en las carteleras mundiales. Me atrevería a decir incluso que fueron los verdaderos seguidores de la saga quienes asistieron a las salas de cine a verla.
Sí, es cierto que el chamo se merece un Oscar porque –tal y como escuché saliendo de una de las salas del C.C. Tolón – “chamo, el pana, uff... le echó @#$%&”. Incluso firmé una de ésas peticiones online para apoyar que se le otorgue un Oscar póstumo al actor (mi firma es la 7414 para quien quiera revisar), pero mi motivo principal al escribir ésta entrada en mi blog es para apoyar que se deje en paz el tema y que con él, se le dé paz a Heath.
Si bien éste ha representado un tema noticioso, y se ha mantenido vivo con cada nueva declaración de los familiares, nuevos resultados de las múltiples autopsias realizadas al ahora inexistente cuerpo de Heath, es momento que se le “deje así”.
Sí, murió. Un joven talentoso que había captado ya la atención internacional mientras se besaba incesantemente con otro actor en un filme de vaqueros, y que provocó carcajadas a mandíbula batiente entre los inmaduros cinéfilos que fueron a ver su actuación.
Asimismo, más de uno tiene escrito en el nick de su Messenger cuanta frase pudo haber dicho el actor dentro del filme, como “Why so serious?” o “I believe whatever doesn't kill you simply makes you... stranger”, y que ahora forman parte de una especie de filosofía fanática que tiene a más de uno reflexionando sobre cómo el Joker tiene razón en que debemos enfrentar la vida siempre con una sonrisa en nuestro rostro.
Yo sólo puedo decir: BAH!!
Insisto, nada de esto estuviera pasando si éste actor no hubiera sido encontrado un día de enero un poco demasiado tarde.
Hay que ver qué nos va a traer el E! True Hollywood Story del día 13 de agosto, que “tan acongojados están por la pérdida” que dejaron el estreno de ésta entrega justo para el momento en que Batman está en su punto más alto, y dándole casi tres semanas de publicidad al programita para que nadie pueda perdérselo, estratégicamente ubicado en el prime time del canal.
Por favor, ya basta. Puro show Business.
Falta por ver cuántos Guasones reirán por nuestras calles durante el próximo Halloween.
Y por si acaso, sí, Heath Ledger se la comió.

sábado, 5 de julio de 2008

Esdras Parra: la corteza impenetrable

Siempre vivió de una forma sigilosa, casi imperceptible
Esdras Parra: la corteza impenetrable
Durante su estadía en el mundo, se caracterizó por ser un personaje polémico, diferente y único, pero sólo para aquellos que la tenían cerca. Él o ella, como sea, cambiaron algunos convencionalismos sociales, pero siempre acompañado con un costo



ADRIANA K. MORALES ROA
Un joven merideño nacido en 1939 en Santa Cruz de Mora (Mérida), cambiaría la visión del mundo hasta donde se conocía: fue una de las primeras personas en practicarse una cirugía de cambio de sexo en nuestro país. Una víctima de las circunstancias con las que vivió, desaparecería de forma tan ausente como vivió. Ese fue Esdras Parra. Un hombre y una mujer dentro de un mismo cuerpo.
Esdras Parra nació en un hogar bastante pequeño, conformado por sus padres y sus hermanos María José y Mauro. Desde niño, se caracterizaba por ser sumamente tranquilo, dedicado a la pintura y a quien le desagradaba ensuciarse y corretear por ahí como hacían los muchachos de su edad.
Unos años más tarde, el padre de Esdras murió, dejando a los hermanos Parra bajo el control de su madre. La viuda tenía un carácter sumamente fuerte y difícil, pero no mayor a la forma de ser del padre de Esdras.
Las tensiones en casa se hacían cada vez más insoportables para el joven que, con tan sólo diecisiete años, decidió irse a Europa, en un viaje de exploración y encuentro personal, y gracias a una beca que logró obtener, una vez que ingresó del liceo Libertador de Mérida.
Una vez en Londres, decidió someterse a una cirugía de cambio de sexo, motivado principalmente por el amor que sentía por una mujer declarada lesbiana. Sin embargo, su estrategia no funcionaría.
Durante sus años como escritora y poetisa, logró escribir un total de tres libros, publicados entre los que se pueden citar El insurgente, Por el Norte el Mar de las Antillas y Juego limpio.
Sin embargo, y a pesar de esto, Esdras nunca logró formar parte de los círculos sociales de la literatura caraqueña. Fue casi una decisión propia porque prefirió mantenerse lejos de cualquier exposición que arriesgaría su perfil inmutable y sereno.
De la misma forma, su ejercicio como editora y jefa de redacción de la revista Imagen tampoco logró trascender en demasía como para no ponerla en la palestra de la crítica y la censura.
Es por ello que un completo silencio y una gran ausencia definieron totalmente todo lo que rodeaba su vida.
Había sido una persona y, por decisión propia, se había convertido en alguien más. Además sabía que esa decisión significaría un gran escarnio para la conservadora sociedad venezolana.
Adicionalmente, su transición como persona significaría un distanciamiento aún mayor con quienes eran sus hermanos, especialmente con María José, quién siempre lo veía como alguien ajeno, externo a lo que eran sus recuerdos de una infancia mas bien feliz.
Parecía que no lograba entender por qué aquél pequeñín no quería jugar con ellos ni correr libremente por los diferentes patios de su hogar en Mérida.
Luego de que Esdras decidiera marcharse a Europa, esa distancia que había entre él y su familia aumentaría aún más cuando ese viaje se convirtió en una estadía de casi once años.
Durante su vida, se supo de varias parejas sentimentales a Parra, todas de ellas de sexo femenino, dejando así en evidencia que todo aquello de su transexualismo nada tiene que ver con el homosexualismo.
Una vez hecho mujer, logró mejorar su relación con su hermana, quien había decidido apoyarla en ésta etapa de su vida siempre y cuando se sintiera bien y la viera feliz.
Al poco tiempo, Esdras descubrió que sentía un pequeño abultamiento en su lengua, y decidió operársela. Sin embargo, no todo resultaría tan sencillo. Se descubrió que el bulto sobre su lengua era un tumor maligno que había hecho metástasis en diferentes zonas de su cuerpo.
Se mantuvo luchando por algunos meses, pero fue el 18 de noviembre de 2004 cuando finalmente Esdras Parra, la mujer atrapada en el cuerpo de un hombre, finalmente abandonó el mundo que nunca llegó a comprenderla.
Había pasado por un proceso de degradación y amargura, que se reflejaba en sus malos tratos hacia los familiares y amigos que procuraban ayudarla y mantenerse acompañándola en sus últimos momentos.
Hubo una serie de inconvenientes con respecto a su seguro médico, así como en los gastos funerarios, todo como consecuencia de su cambio de sexo, pero finalmente logró solventarse la situación, y Esdras Parra pudo obtener sepultura.



“Se fue como había vivido: sigilosa, sin hacer ruido”
-José Napoleón Oropeza, amigo de Esdras.
Esdras Parra

“Hay serenidad en tu lenguaje
bien dispuesto se atiene
a su propio rigor
a su destino evocativo
en la intimidad natural de la página
que abre caminos en la aurora
un lugar que se pierde de vista
crecido hasta alcanzar el presagio”.

SEMBLANZA // Adib Casta: una estrella fugaz sin cielo

El guitarrista fue considerado el Jimi Hendrix venezolano
Adib Casta: una estrella fugaz sin cielo
Un joven nacido en 1948 en Puerto Cabello, perteneciente a un hogar bastante turbulento, pasaría a convertirse junto a los compañeros de su banda Los Claners, en una sensación musical que marcaría pauta en la historia del rock en nuestro país

ADRIANA K. MORALES ROA
Adib Casta quizás resulte un nombre que no sea muy recordado por las actuales generaciones, pero para quienes conocen del mundo del rock en Venezuela, saben que este nombre es una referencia obligada a la hora de hablar de ése género en el país.
Sus comienzos estuvieron relacionados al llamado Club del Twist, donde el guitarrista venezolano era conocido como Johnny Twist, y gracias a su gran habilidad con el manejo de la guitarra eléctrica, se le llegó incluso a comparar con el legendario Jimi Hendrix.
Casta tuvo la oportunidad de desarrollarse en varios grupos musicales, pero fue en Los Claners donde consiguió mayoritariamente la fama junto a sus compañeros de banda.
Oswaldo De La Rosa, quien fuera bajista en la formación inicial del mencionado grupo y quien conociera a Adib desde muy temprano, lo recuerda como un buen amigo que siempre quiso trabajar a su lado en cualquier nuevo proyecto que se le ofrecía:
“Cuando Carlos –Carlos “Carl Martin” Martínez Montenegro, guitarra y voz principal – le hizo la propuesta para que se fuera a trabajar con él, Adib aceptó siempre y cuando me fuera yo también. Entonces Carlos aceptó y en el momento que Adib hizo el primer toque con Los Claners, dejó a todo el mundo loco”.
Martínez afirmó que eran tantos los comentarios que le llegaron sobre el gran potencial de un guitarrista al que se le decía Johnny Twist, que se sintió intrigado y tuvo que buscarlo:
“Adib estaba ensayando por el cementerio con una banda llamada Los Migs y, luego de hacerle mi oferta, la aceptó siempre que pudiera llevarse a su amigo bajista. Para nosotros resultó estupendo porque también buscábamos uno. Entonces Oswaldo, Adib, Lucio –quien sería el baterista – y yo formamos Los Claners”.
El nombre de Los Claners surgió por iniciativa de Ernesto Arraiz, quien era el productor de un nuevo programa del canal Venezolana de Televisión, llamado El Club del Clan. Una vez dentro del show, la banda se consagró al participar además con cierta periodicidad en el show de Reny Otolina donde, según afirma Martínez, lograron trabajar con una mayor destreza y una relevancia más remarcable.
Asimismo, De La Rosa reconoce que el mayor potencial que tuvo Los Claners era su guitarrista:
“De verdad, Adib representaba la gran atracción del grupo. Era, sin presunciones, el mejor guitarrista. Profesionalmente hablando y a nivel personal también era excelente”.
Para la época de Los Claners, los jóvenes con intereses en la formación de grupos musicales acostumbraban reunir a sus integrantes a partir de la selección de sus propias amistades, muchas veces sin importar sus potencialidades, pero en el caso de ésta banda, coincidieron los buenos amigos, con el alto desempeño musical y profesional.
Sin embargo, no todos los integrantes de Los Claners contaban con el apoyo y sustento de un hogar que le representara estabilidad emocional. De La Rosa describe a Adib como “un tipo que tenía muchos problemas familiares, ya que no tenía donde vivir”.
Martínez comenta que Casta había quedado huérfano de padre y madre y que por ello su compañero de banda vivió por un tiempo con su hermana y su cuñado, pero éste no deseaba tenerlo en la casa porque “era muy bohemio”. El guitarrista llegaba a altas horas de la madrugada luego de sus toques y eso traía problemas en es hogar.
De La Rosa explica:
“Adib vivía saltando de casa en casa. Siempre se quedaba durmiendo donde algún amigo para evitar problemas. Lo cómico es que se iba a dormir por una noche, y se quedaba una semana –ríe –”.
Para el año 1967, cuando la banda se encontraba de gira por Nueva York, Adib decide no volver a Venezuela por un tiempo, y eso se tradujo en problemas con el cronograma de la banda. Martínez explica:
“Él decidió quedarse allá con todo el movimiento psicodélico que estaba reinando en la zona y por ello perdíamos contactos y presentaciones pautadas desde antes”.
Asimismo, el cantante principal de Los Claners afirma que durante este viaje fue que Adib tuvo su primer contacto con algunas sustancias estupefacientes que poco a poco lo llevaron a la adicción.
El bajista de la banda, Oswaldo De La Rosa, menciona que la noticia sobre la drogadicción de Adib le tomó por sorpresa y que nunca llegó a aceptar que su compañero se estaría perdiendo en ese complicado mundo:
“Andaba en la calle siempre y por eso cayó mucho en malas compañías. Yo no lo podía creer porque él era un tipo bastante tranquilo”.
Luego, y gracias al estilo musical que Casta continuó desarrollando, De La Rosa comprendió que quizás los rumores de drogadicción que envolvieron a Adib, podían ser ciertos:
“Él –Adib – se quedó rockeando con el estilo más fuerte y ácido. Yo por eso lo supuse. Fue una gran decepción para mí porque sabía que iba a terminar mal por eso”.
Luego de un año dando tumbos con su impuntual guitarrista, Los Claners contrataron a Gustavo Malaver para irse de gira por Europa. Por otro lado, Adib funda un trío llamado Ladies W.C., con el que alcanzó una fama que, para Martínez, le había llegado demasiado tarde.
El cantante principal de Los Claners, explica que su ex compañero le regaló unas pinturas que había realizado y que éste ramo también le trajo cierto reconocimiento a Casta. También supuso que parte de su trabajo con pinturas sintéticas, y por el continuo uso del cigarrillo, Adib vio tan complicada su salud en los últimos años de su vida.
De La Rosa comenta que muchos años después de haber abandonado el grupo y de no haber hablado con Casta, éste lo visitó a su casa justo dos años antes de morir:
“Ya estaba bastante enfermo. El enfisema –enfermedad que le quitaría la vida – no lo dejaba caminar más de dos metros sin cansarse, pero fue muy agradable haberlo visto después de tanto tiempo”.
Asimismo afirmó que en ésa última reunión con su viejo amigo, pudieron ponerse al día, siendo ése el momento en el que Adib le comentó que había tenido una hija llamada Jessica, hoy de 19 años, con la que Oswaldo mantiene un contacto frecuente, intercambiando fotografías de la banda en sus tiempos de fama.
De igual manera, Martínez afirmó que tuvo la experiencia de conocer a la última pareja de Casta, quien correspondía a la tercera mujer en su vida y era la madre de su hija.
Adib Casta murió el 12 de abril del año 2003 como consecuencia de la enfermedad que le aquejaba. De La Rosa asegura que siempre lo recordará como “un tipo muy buena gente y de mucha sensibilidad musical”:
“Cada vez que camino por la Av. Victoria, recuerdo las noches en las que luego de un toque caminábamos por allí. Fue una época muy sana y muy hermosa”.
Por su parte, Martínez afirma que lo recordará como alguien inolvidable y único en su estilo:
“Era tremendo tipazo. Llegó a inspirar a toda su generación con su forma muy libre y creativa para tocar la guitarra. Siempre recordaré aquel viaje a Santo Domingo donde Adib enamoraba todos los días a diferentes muchachas con su simpatía natural. ¡Qué envidia nos generaba!”
Tanto De La Rosa como Martínez, estuvieron de acuerdo en que sería necesaria una reunión con Frank Rosales y con José Manuel “Chema” Arria –también integrantes temporales de la banda – para que surgieran más anécdotas de aquellos años que no volverán.

Movimiento estudiantil: un nuevo grupo de presión

La huella de la palma de mi mano es, ante todo, un símbolo de mi individualidad. Con esa huella reivindico mi condición singular e irrepetible; sintetizo en una imagen sencilla y poderosa todo aquello que me hace valioso y merecedor de respeto. Con ella digo: “¡Aquí estoy! ¡Esta es mi marca!".
Roberto A. Casanova R.
[1]

Algunos afirman que a ellos se deben los resultados del 2D
Movimiento estudiantil: un nuevo grupo de presión
Las universidades encontraron sus aulas vacías. Los alumnos no estaban ahí. Habían salido a las calles para inspirar a aquellos que habían perdido la esperanza. Pintaron sus manos de blanco para cambiar un destino incierto

ADRIANA K. MORALES ROA
El movimiento estudiantil surgió una mañana en la que Venezuela despertaba con la noticia de la ejecución de los hermanos Faddoul. El país entero se volcó en un completo repudio, pero fueron los estudiantes quienes tomaron la parte activa, que se tradujo en una serie de acciones de protesta que se prenderían como el fuego en la gasolina. El país estaba indignado. Nadie podía creer que esos abominables asesinatos habían tenido lugar.
Ese día, las puertas de la Universidad Católica Andrés Bello estaban cerradas. Los alumnos que escucharon la noticia por la radio decidieron detenerse. Alguien por ahí confesó que algunos carros llegaron a frenar desde antes y a subir el volumen a ver si escuchaban bien.
Otro más decidió estacionarse en la puerta de la universidad y bajarse de su carro para gritar “basta”. Llegaron más carros que también se detuvieron. “Tenemos que hacer algo”. Más gente fue llegando a la convocatoria. Esto no podía quedarse así. El país debía sumarse en el repudio. La muerte de tres niños no era justificable, bajo ningún concepto. Los estudiantes se agarraban la cabeza. Otros lloraban. Algunos marcaban nerviosos sus teléfonos celulares.
De repente ahí estaban todos. La universidad estaba afuera: en la calle. Debían hacer sentir sus voces. Un joven de Economía gritó “esto es culpa del gobierno, esto puede pasarnos a todos”. Más y más carros llegaban. Los vigilantes trataron de hablar y de persuadir a la masa, pero nadie estaba dispuesto a entrar a la universidad.
La verdadera lección estaba ahí afuera. Los estudiantes no escucharían ésta vez “a los grandes”: ellos les oirán ahora. La UCAB amaneció de pie, para no arrodillarse jamás.
Los hermanos Faddoul habían sido secuestrados hacía unos meses atrás, pero la sociedad venezolana no estaba dispuesta a rendirse ante la idea de que ellos nunca volverían a casa.
En los días siguientes el país se encontraba inmerso en una serie de protestas que sacudirían la forma en que se conocía la sociedad venezolana, que a partir de ese momento, se negaría a hacerse ajeno a otras situaciones de peligro social.
Esa mañana nacía el movimiento estudiantil para quedarse como un nuevo grupo de presión dentro de la sociedad venezolana.
Ahora bien, cuando se repasa el concepto sobre participación ciudadana, tendría que identificarse como “cualquier tipo de acción realizada por un individuo o grupo con la finalidad de incidir de una u otra manera en los asuntos públicos”[2]. De ésta manera puede decirse que el movimiento estudiantil desde su nacimiento, ha sido una expresión más de dicha participación.
La expresión del derecho a manifestar, se recoge en la constitución nacional, en su artículo número 62 que dice que “la participación del pueblo en la formación, ejecución y control de la gestión pública es el medio necesario para lograr el protagonismo que garantice su completo desarrollo, tanto individual como colectivo. Es obligación del Estado y deber de la sociedad facilitar la generación de las condiciones más favorables para su práctica”[3].
Posteriormente, el movimiento estudiantil volvió a surgir durante los días previos al cierre – sí, cierre – de Radio Caracas Televisión, y al surgimiento de una propuesta de reforma a nuestra carta magna.
En ambos escenarios, el movimiento liderado por los estudiantes de las diferentes casas de estudio del país, se dedicó a la lucha en pro del derecho que se estaba poniendo en juego: la libertad de expresión.
Varias podrían ser las lecturas que se pueden hacer a los logros del movimiento: ser los héroes nacionales, los causantes de la derrota de Chávez el 2D, los cachorritos del imperio y de la oposición oligárquica, entre otros.
Sea cual sea la visión que se tenga de los logros del movimiento estudiantil, es innegable que su aparición dentro de la sociedad venezolana, se tradujo en la aparición de un nuevo grupo de presión con gran poder de convocatoria.
Durante dichas situaciones coyunturales, los estudiantes lucharon por mantenerse de forma pacífica dentro de los márgenes de la ley con algunas protestas que – Gracias a Dios – no sirvieron para aumentar la fama del gobierno venezolano de estar inclinado hacia el margen de la represión.
Avanzando en la teoría, se dice que existen algunas dificultades en cuanto al proceso de participación ciudadana. De acuerdo con los conceptos, se podrían citar algunos límites dentro de dicha actividad: aumenta la lentitud en la toma de decisiones y con ello también los costos, no incorpora valor añadido a la decisión, provoca excesos de particularismos, sólo tiene en cuenta el corto plazo, erosiona instituciones y partidos.
Éste es un tema que puede resultar un tanto delicado a quienes militan dentro del movimiento, pero es necesario aclarar que siempre dentro de las manifestaciones, algunos estudiantes solían no querer participar, o lo hacían inconstantemente – y más de una vez inconscientemente al desconocer el destino o los objetivos de algunas marchas –, a veces participaban los mismos de siempre, o se buscaban algunos protagonismos.
Resultaba casi doloroso también ver cómo algunos estudiantes se aprovechaban de la situación para no ir a clase, viajar, irse a la playa, o simplemente, tener más tiempo para estudiar para tal o cual parcial.
Pero, hubo un gran número de estudiantes que decidió tomar la voz de mando con respecto a una campaña que buscaría hacer que el pueblo se instruyera sobre el contenido que estaba detrás de la reforma que se estaba planificando hacer a la constitución nacional.
Esta fue – a mi manera de verlo – la iniciativa que consagró a los estudiantes como un grupo fresco pero firme, irreverente, pero determinado a seguir con lo que se les pusiera adelante.
Los estudiantes diseñaron panfletos y toda clase de formas escritas para poder informar a la colectividad sobre los verdaderos alcances de una reforma que buscaba extender los tentáculos del gobierno nacional hacia nuevas zonas como la propiedad privada o la reelección indefinida.
Este nuevo grupo de presión surgiría como la artillería pesada de aquellos cuyos intereses iban en contra de los planes personalistas del Presidente y de su equipo de gobierno.
Por otra parte, y como era de esperarse, el gobierno nacional se dedicó a poner trabas a las manifestaciones estudiantiles que buscaban, como objetivo principal, educar a una población que permanecía a todas luces ignorante con respecto a las propuestas hechas dentro del texto de reforma.
Entonces, y como parte del problema político de la participación, se cita dicho concepto como “una distribución, transferencia o creación masiva de Poder. Por ello, a mayor deseo de controlar el Poder, menor apertura hacia la Participación. O mayor intento de controlar la Participación”.[4]
El gobierno buscaba amedrentar con estrategias tan pequeñas como no otorgar algún permiso para que la marcha se llevaría a cabo por tal ruta – recordemos aquella que se quiso lanzar a la cota mil en vez de la ruta primeramente establecida –, como con el uso de la fuerza – recordando los equipos antimotines y las miles de arremetidas de la Guardia Nacional en contra del movimiento.
A pesar de los muchos percances que podrían citarse con respecto a la participación, como la participación como un fin en sí misma, el voluntarismo excesivo, la poca capacidad para procesar información, la poca atención y respuesta particular, y la inadecuada atención de audiencias clave, se puede decir que el movimiento estudiantil se interpuso ante cualquier eventualidad que se presentaba para no dejarse arrastrar por alguna estrategia de la oposición que buscaba tratarlo como un títere, ni dejaba menoscabarse por el gobierno que jugaba con el futuro de Venezuela.
La superación de los puntos tratados anteriormente, se logró gracias a la comunicación planificada que se destinó a “evitar o disminuir los problemas típicos de las comunicaciones en procesos participativos”[5].
“En definitiva, la huella que deja una mano pintada de blanco resume la visión de un mundo deseable. Un mundo sin exclusiones, en el cual toda persona sea reconocida en su dignidad, en el que estemos dispuestos a convivir pacíficamente, en el cual nadie posea el poder para dominar a nadie, en el que la decencia ciudadana sea la norma. Esta es la utopía de una sociedad de verdaderos ciudadanos, de una nación de hombres y mujeres con oportunidades para elegir, de un pueblo libre. La huella que deja una mano pintada de blanco es, sin duda alguna, mucho más que un logo”.[6]
[1] http://chavilarism.blogspot.com/
[2] Láminas de clase cargadas en la plataforma Módulo7, por el Prof. Luis Alejandro Ordoñez.
[3] Láminas de clase cargadas en la plataforma Módulo7, por el Prof. Luis Alejandro Ordoñez.
[4] Láminas de clase cargadas en la plataforma Módulo7, por el Prof. Luis Alejandro Ordoñez.
[5] Láminas de clase cargadas en la plataforma Módulo7, por el Prof. Luis Alejandro Ordoñez.
[6] http://chavilarism.blogspot.com/

Leopoldo López: el cambio si va

Las campañas han utilizado talentos “populares”

Leopoldo López: el cambio si va

Una campaña brillante, única, fresca. Rompe con los viejos paradigmas de las políticas podridas del pasado. Una cara ya no tan nueva, pero que imprime la esperanza de una Caracas mejor. Una ciudad como la queremos todos

ADRIANA K. MORALES ROA
Un nuevo clima de elecciones ha llegado sobre nuestro país. Las candidaturas comienzan a emerger por doquier: muros pintados, pendones en los postes de luz de las autopistas, cunas en los medios de comunicación social, entrevistas, y para de contar.
Algunas caras nuevas invaden las campañas, otras que reaparecen una y otra vez, casi desde cuando se tiene memoria de vida.
La fecha de finalización de la contienda: el mes de noviembre de 2008 será el momento en el que se decidirá el destino de un país cada vez más polarizado, y sólo ahora distraído por una Eurocopa que ya culmina.
Entre las diferentes propuestas para el distrito metropolitano de Caracas, se encuentra la realizada por el actual alcalde del municipio Chacao, Leopoldo López Mendoza.
Éste joven de 37 años de edad ha realizado – lo que es para muchos – una excelente gestión dentro de la alcaldía del mencionado municipio durante dos períodos consecutivos.
Actualmente, viene realizando una completa campaña que está echando mano a recursos publicitarios que nunca antes habían sido explotados tan provechosamente en el marco de una campaña electoral, que al fin y al cabo, corresponde a una campaña política y de propaganda.
Si se recurre al concepto de propaganda, se puede decir que ésta consiste en aquellas ocasiones en las que “se usan técnicas de publicidad aplicadas a fines políticos. Se origina en la expresión propagar, que significa difundir"[1].
Una vez identificado dicho concepto, se puede afirmar que la campaña llevada a cabo por Leopoldo López Mendoza y su equipo, corresponde plenamente al concepto expresado anteriormente.

La campaña: el cambio si va
En su página Web, http://www.leopoldoelcambiosiva.com/, el equipo de trabajo de la campaña conglomeró en el llamado “Plan para nuestra ciudad: la Caracas que merecemos”, todos aquellos puntos que representan el eje del plan de gobierno para el distrito metropolitano.
Entre dichos puntos citan que “La Caracas que Merecemos es una Ciudad: segura (que garantiza la vida, la integridad y el respeto de los derechos de todos los ciudadanos; tiene un sistema eficiente para protegerlos de los riesgos y prestar asistencia en las emergencias; cuida la calidad del ambiente, protege sus recursos naturales, y en general, le confiere prioridad a la seguridad de sus habitantes), ordenada (que tiene normas claras y todos las cumplen por igual; se ha dotado de una división político-administrativa que facilita su gobernabilidad; ha alcanzado un sistema de transporte, de recolección de basuras y cuenta con calles y bulevares para los peatones que la convierten en una ciudad grata y deseable de transitar), amable (que se mueve, fluye y funciona en todos sus campos para hacerle más fácil la vida a las personas; es una ciudad educada, con espacios públicos limpios, hermosos y transitables, toma en cuenta las necesidades de los niños, los jóvenes, los adultos mayores y discapacitados y, sobre todo, que estimula a la participación porque cada caraqueño se siente responsable por los demás), y unida (que no discrimina, ofrece igual tratamiento y posibilidades a todos los ciudadanos, trata de eliminar las barreras que separan unas zonas de otras e integra, recuperándolos física y socialmente, los sectores más pobres, menos consolidados y urbanizados, con el resto de la ciudad y lo hace promoviendo acciones económicas que generen trabajo y bienestar. La ciudad que merecemos actúa como una buena familia, unida, para conquistar su derecho a mejor vida)”[2].
Como toda campaña, el poseer un slogan tan popular, se convierte – a mi manera de verlo – en una forma de acercarse al pueblo.
Mucho se ha dicho – sobre todo de la parte del oficialismo – del aire de sifrinito que posee el alcalde López, pero resulta fascinante cómo su equipo de asesoramiento comunicacional y publicitario se abocaron a la construcción de una campaña fresca y popular, que bajaba, de una forma u otra, la figura un tanto oligárquica que posee López.
En varias entregas a manera de comerciales de treinta segundos aproximadamente, se muestra al alcalde conduciendo por diferentes zonas populares de la ciudad y recogiendo a diversas personas que desean abordar el autobús que conduce.
Durante el desarrollo de las cunas, suena una pegajosa canción que efectivamente plasma en su letra todas aquellas promesas que el alcalde López está haciendo a los caraqueños, esperando se logre el voto de confianza en su gestión de gobierno, así como se dé el voto en las urnas en noviembre de 2008.
Me resulta especialmente curioso, cómo al final de una de las cunas, una persona con una franela roja corretea junto al autobús, preguntando si puede montarse en el autobús. Por supuesto, López voltea diciendo – con un tono, insisto, bien dicharachero – que en ese autobús caben todos. Pura semiótica.

De la práctica a la teoría
Asentando un poco lo que ha sido el desarrollo de ésta campaña y sobre la base de la teoría vista en clase, se puede conceptualizar que ésta estrategia electoral, está siguiendo todos y cada uno de los elementos que hay que tener en cuenta.
Una vez evaluado cuál será el mensaje que se dará a conocer a la colectividad, también se consideran algunos otros puntos como el rotar el mensaje para hablar de lo positivo de la candidatura propia y de lo negativo de las otras.
Sobre éste apartado, resulta interesante detenerse un momento. Dentro de la página Web oficial de la campaña, se muestran los resultados de una encuesta realizada a 48 personas en las que se les pregunta por su opinión con respecto a la gestión de la actual administración de la ciudad de Caracas.
Podría resultar un poco tímida la aparición de dicha encuesta en la mencionada página, pero muy por el contrario, no se trata de alguna casualidad.
Asimismo, dentro de las cunas, se colocan imágenes del estado actual de la ciudad y de cómo estarían una vez que Leopoldo sea electo. Esto puede interpretarse como lo que se conoce en el argot publicitario como publicidad – en este caso, propaganda – comparativa, ya que indirectamente se estaría dejando en evidencia la situación de abandono de la ciudad capital, que en parte se debe a la gestión de Barreto.
Ahora bien, al hablar del mensaje, se estaría hablando de la consideración que hay que tener presente la propia personalidad del candidato.
Nuevamente, habría que detenerse sobre éste aspecto. Es necesario recordar que el candidato si bien es visto como una figura imperialista, el equipo de campaña volteó estratégicamente la figura del alcalde para convertirlo en alguien que se muestra cercano al pueblo, que habla como ellos, y que tiene una perfecta tolerancia con el pueblo chavista.
El segundo elemento que debe tenerse en consideración, es aquel que corresponde al partido u organización política que apoya al candidato. En este caso, y como se menciona en el material facilitado en clase, se hace necesario tener conciencia de que “el historial de organizaciones que apoyan al candidato, también imprimen características propias al mensaje electoral, acotan, contextualizan e incluso transforman ese mensaje”[3].
Entonces, Leopoldo López no sólo será reconocido por su actual pertenencia al partido Un Nuevo Tiempo, sino también por su anterior participación en el partido Primero Justicia.
El tercer elemento corresponde al mensaje, es decir al programa de gobierno que se plantea: “la visión que se tiene del futuro, de la sociedad; lo que se va a hacer una vez ganada la elección. Las promesas, lo que se ofrece, cómo se ofrece y a quiénes”[4].
Tal y como se explicó anteriormente, dentro de las cunas de fines propagandísticos, ya se dejó en evidénciale plan de gobierno que plantea López, así como se explica detalladamente en su página Web oficial, así como en otros recursos como YouTube y grupos de apoyo en Facebook.
Por último, debe citarse el estado de la opinión pública que, a mí manera de verlo, se conocerá perfectamente una vez arrojados los resultados de las elecciones, probablemente en alguna madrugada de noviembre de éste mismo año.
Entonces, se puede decir que ésta nueva campaña de Leopoldo López Mendoza está especialmente dedicada al seguimiento de los puntos formales que constituyen una campaña política que, tal y como se explicó en clase, estaría subordinada a “la expresión en distintos formatos (Discursos, Entrevistas, Programas de gobierno, Cuñas, Folletos, Eslóganes), así como de diferentes personas (el Candidato, su entorno inmediato, sus aliados, sus seguidores, sus posibles votantes)”[5].

[1] http://www.promonegocios.net/mercadotecnia/propaganda-definicion.html
[2] http://www.leopoldoelcambiosiva.com/
[3] Extraído del material facilitado en clase de Comunicación Política bajo el nombre de La Estrategia Electoral.
[4] Ibid.
[5] Extraído del material facilitado en clase de Comunicación Política bajo el nombre de La Estrategia Electoral.

lunes, 2 de junio de 2008

Siento miedo

Corrí a la puerta al escuchar el susurro de mi mamá. Mi vecina había tocado el timbre para traer una noticia. Pecos Kanvas había muerto hoy en horas de la tarde. "Ya son dos", pensé.
De nuevo, corrí al computador y escribí a mi amiga para dejarle una nota en su blog con respecto a lo que acababan de decirme.
¿Qué es lo que pasa?
Entrevisté a Italo Luongo, murió en un accidente aéreo.
Entrevisté a Pecos Kanvas, murió de un paro respiratorio.
Hoy justamente escribo sobre la Prof. Laura Valdivieso, quien murió relativamente hace poco.
Quiero apagar el grabador. Temo que registre la voz de alguien destinado a desaparecer después.
Debo seguir escribiendo, con fines académicos.

lunes, 12 de mayo de 2008

El "recall" como salida a la crisis: caso Tylenol en Estados Unidos de América

Para el año 1982, varias personas en el estado de Chicago vivieron el miedo de vivir expuestos a la incertidumbre de que podían morir ante la amenaza de un producto adulterado. Tylenol, el nombre del analgésico más consumido en Estados Unidos, había provocado la muerte de unas siete personas y había llevado a muchas otras a la clínica. Un caso histórico. Pionero en el manejo de las crisis empresariales del futuro.
La empresa Johnson & Johnson se vio en problemas cuando siete personas en la ciudad de Chicago que habían consumido píldoras de su exitoso producto Tylenol, un analgésico de venta libre, perdieron la vida como consecuencia de su ingesta. Casi de manera inmediata, la fábrica y las autoridades decidieron retirar el producto de circulación en esa ciudad.
Adriana K. Morales Roa
La retirada del producto del mercado –también conocido como recall – sirvió para dar una respuesta inmediata a la situación de crisis que se estaba presentando ante el anormal funcionamiento de un analgésico de uso común. El caso de Tylenol fue pionero en el manejo de crisis empresariales en Estados Unidos y en el mundo.
Sin embargo, la empresa farmacéutica tuvo la suerte de haber sido una víctima más de una persona mentalmente inestable que había introducido cianuro en las cápsulas y que posteriormente colocó las cajas adulteradas de nuevo en los anaqueles de los almacenes con la finalidad de provocar un acto de terrorismo. En otros casos, el único culpable ante un malfuncionamiento de un producto, es la empresa fabricante.
Para empezar a teorizar, es necesario citar el concepto dado por Giorgio Grossi sobre lo que es un caso excepcional: “es aquel acontecimiento que tiene una fuerte incidencia política en la dinámica social general, ya que, tanto por su gravedad como por su centralidad, afecta a problemas como la legitimación institucional, la lucha política o la identidad colectiva de una comunidad”[1].
El caso de Tylenol se vuelve emblemático porque fue el primer gran caso de crisis empresarial que ameritó la rápida intervención para subsanar los alcances del acontecimiento.
Cobertura mediática
Una vez conocidos los primeros casos de víctimas por la ingesta de éste producto, los medios de comunicación se abocaron a dar cobertura al suceso alertando a las personas sobre lo ocurrido y de inmediato, fueron los mismos comerciantes los que comenzaron a retirar los productos de sus tiendas. Se hablan de 280 mil paquetes que fueron sacaron de la venta para averiguaciones policíacas y federales.
La empresa fabricante Johnson & Johnson dio respuestas inmediatas a la colectividad que se mantenía a la espera de respuestas, por lo que convocaron a doctores y especialistas en toxicología para hacer diversas ruedas de prensa donde pudieran resolver las interrogantes de la sociedad.
Generalmente, el tratamiento que se hace a este tipo de noticias suelen ser puestos en tela de juicio. Sin embargo, según lo impartido en clase del Prof. Luis Alejandro Ordóñez, se sabe que el principal cometido del medio periodístico consiste en contextualizar nuevamente el acontecimiento que genera la crisis de manera inmediata para disminuir su complejidad y poder orientar validez política y cultural.
Hablan los expertos
Algunos consultores como Eric Dezenhall, CEO de Dezenhall Resources, miembro de la Oficina de Comunicaciones de la Casa Blanca en la época de Ronald Reagan y autor de "Nail 'Em: Confronting High-Profile Attacks on Celebrities and Businesses" asegura que frente a una situación de crisis y dentro de las empresas “las personas indecisas deben mantenerse fuera del centro de decisión, y lo mismo deben hacer los técnicos sin capacidad de sintetizar un estado de situación para el consumo público”[2].
Este consultor afirma que quienes deben mantenerse al frente, en el centro de las decisiones son “el jefe de abogados, el CEO o el máximo responsable de los negocios, un consejero de crisis y un experto en el tema del que se trate, así como un responsable de Relaciones Públicas, pero que esté acostumbrado a lidiar con más malas noticias que puedan surgir”[3].
El caso Tylenol fue fiel a este planteamiento, debido a que sólo dio la cara personal calificado para el manejo de los medios y de la situación general. Los medios de comunicación deben actuar con responsabilidades, ya que son ellos quienes pueden aumentar o disminuir la incertidumbre generada. Dezenhall afirma que a la gente “le gusta saber a quién querer, a quién creer y a quién odiar, y esa es la forma en que los medios plantean las cosas al narrar una crisis. Este marco de referencia también le sirve a la empresa para saber cómo presentar su propia versión y tratar de eludir el rol de villano”[4].
Por otra parte, para el profesor de marketing en la Universidad de Notre Dame, Pat Murphy, la empresa Johnson & Johnson debía recurrir inmediatamente al proceso denominado recall porque habían permitido “la violación del primer nivel de seguridad denominado el credo y bajo el cual se regía la industria”[5].
Cabe destacar que para la fecha del acontecimiento, instituciones como la Food and Drugs Administration (FDA), no habían creado todas las restricciones en pro de la defensa al consumidor, por lo que estas alteraciones pudieron haberse dado de forma más repetida a la que en realidad se sucedió. El caso Tylenol tomó entonces por sorpresa a las autoridades, pues no había un procedimiento generalmente aceptado para el empacado de esas u otras píldoras adquiribles sin prescripción.
Según explica Murphy, la empresa no quería demostrar que una persona podía traer a sus rodillas a un gigante como Tylenol, por lo que decidieron actuar rápidamente, manteniéndose del lado de sus consumidores.
Confianza en la marca
La decisión de Tylenol sería aplaudida por el público americano como símbolo de la alta responsabilidad empresarial de J&J, hecho que le permitió a la empresa recuperarse rápidamente de la crisis, para continuar cotizándose como un producto de alta preferencia de su público.
El caso sirvió para que otras empresas –del ramo o no – se sirvieran de su ejemplo para la creación de planes de contingencia o manuales de crisis que permitieran dar una respuesta rápida a la colectividad en caso de que situaciones como ésta volvieran a suscitarse.
Asimismo, la FDA comenzó con la instauración de nuevas medidas de seguridad que protegieran a los consumidores que podían ser nuevamente presas de situaciones irregulares como la ocurrida con Tylenol.
Siguiendo adelante: la nueva campaña publicitaria
En los años siguientes a la crisis enfrentada, la empresa reinsertó el producto en el mercado y los creativos de la cuenta Tylenol, crearon un conjunto de mensajes donde se hablaba, entre otras cosas, de la confianza de la marca.
En la siguiente gráfica, se puede observar cómo se incorpora la frase “Trust TYLENOL” al slogan de la marca “The pain reliever hospitals use most” apenas dos años después de la crisis que enfrentaron en el año 1982:
Campaña Tylenol en 1984:
“Confíe en Tylenol. El analgésico que los hospitales más utilizan”.
Posteriormente, y una vez superadas las consecuencias tenidas a partir del acontecimiento, se regresa a su slogan tradicional:
Campaña Tylenol en 1986:
“El analgésico que los hospitales más utilizan”.
Se dice que ésta situación fue manejada de forma muy ética, ya que ante la presión, la empresa fácilmente podía zafarse del inconveniente, presentándose como una víctima y así evitar todo el proceso de recall. La empresa pensó a largo plazo y en las inevitables consecuencias. Prefirieron ser transparentes y socialmente responsables ante la crisis.
Es por ello que se concluye que el caso Tylenol cumplió de principio a fin con las características de una crisis: “para que un tema potencialmente conflictivo sea público debe formar parte de las políticas públicas o de la gestión de asuntos públicos; debe ser cualquier acontecimiento, controversia o desarrollo de una política pública que pueda afectar a la organización y, por ultimo, originarse en un entorno social, político, administrativo o judicial”[6].
Desde 1982 hasta el presente, muchas normas han entrado en vigencia para prevenir la modificación de los alimentos, y que se generaron a partir del percance que Tylenol representó en un momento determinado para sus consumidores.
Hasta la fecha, el caso quedó cerrado sin responsables a quienes culpar por los daños y perjuicios hechos a la imagen de la empresa, y principalmente a las víctimas de una sola persona que permanece en libertad. Adicionalmente, se sabe que por ser el primer gran caso de este tipo, la FDA no posee una estadística pormenorizada del delito.
Luego del 11 de septiembre de 2001 las preocupaciones de la mencionada institución sobre la alteración de productos, se han incrementado hasta la emisión de un nuevo conjunto de normas de empacado para todo tipo de mercancías de consumo. Dichas normas van más allá del mercado interno, afectando también a todos aquellos mercaderes que establecen intercambios comerciales con Estados Unidos, como consecuencia del plan nacional de guerra contra el terrorismo.
Cabe destacar que actualmente, el analgésico Tylenol goza de una mayor confianza en el público americano que su rival más cercano Advil, ya que está fabricado con acetaminofén a diferencia de su competidor hecho del controversial ibuprofeno. Se concluye entonces que gracias a la rápida respuesta dada por Tylenol, la empresa logró recuperarse de la crisis y continuar cotizándose exitosamente en el mercado americano.
Bibliografía

Materiales obtenidos a partir de Módulo7:
-The political crisis as a comunicative phenomenon. A theoretical approach. Andreu Casero Ripollés. Associate Profesor. University Pompeu Fabra (Spain).
-La gestión de la comunicación en tiempos de crisis.
-La gestión de conflictos potenciales como estrategia de comunicación corporativa: el caso Microsoft.
-Comité de crisis: actores, roles y trabajo.
-Crisis communication: lessons from 9/11

Materiales consultados a partir de Internet:
-El caso Tylenol en la comunicación de crisis
http://podemoshablar.blogspot.com/2007/04/el-caso-tylenol-en-la-comunicacin-de.html
-Paquetes dudosos de Tylenol
http://www.segured.com/index.php?od=2&article=96
-ND Expert -Notre Dame expert reflects on the Tylenol crisis
http://www.youtube.com/watch?v=xrwJg9HgXns
-Portal Web de Recall.com
http://www.recalls.gov/search.html
-U.S. Food and Drug Administration
http://www.fda.gov
[1] Tomado de “La crisis política como fenómeno comunicacional: un acercamiento teórico”.
[2] Extraído de “El caso Tylenol en la comunicación de crisis” disponible en http://podemoshablar.blogspot.com/2007/04/el-caso-tylenol-en-la-comunicacin-de.html
[3] Extraído de “El caso Tylenol en la comunicación de crisis” disponible en http://podemoshablar.blogspot.com/2007/04/el-caso-tylenol-en-la-comunicacin-de.html
[4] Idib.
[5] A partir de la traducción de la entrevista disponible bajo el nombre “ND Expert -Notre Dame expert reflects on the Tylenol crisis” en http://www.youtube.com/watch?v=xrwJg9HgXns
[6] Extraído de “La gestión de conflictos potenciales como estrategia de comunicación corporativa: el caso Microsoft”.

martes, 6 de mayo de 2008

FyA rediseña el proceso de formación para garantizar calidad

Artículo publicado en la Revista FACTUM de la UCAB en su edición No. 7:

http://www.ucab.edu.ve/factum/respo01.htm

Adriana K. Morales Roa (*) - Laura De Freitas (*)

Escuela Necesaria es un proyecto de Fe y Alegría que nace en 1999 como respuesta a la insatisfacción con los resultados de los alumnos en el aprendizaje básico, y la necesidad de tener un proyecto común para unificar esfuerzos en la consecución de una educación de calidad.
Fe y Alegría ve la necesidad de transformar los modelos tradicionales de educar, porque no están respondiendo a las demandas de los educandos y de la misma sociedad. Por un lado, los contenidos curriculares pronto pierden relevancia, y, por el otro, las formas de enseñar no son las más pertinentes. Esta propuesta trata de unificar el deber ser todos sus centros educativos, y el marco de referencia para sus acciones.

De acuerdo con Fe y Alegría, el objetivo general de este proyecto es el de formar a los niños, niñas, jóvenes y adultos de los sectores más empobrecidos del país, en valores humano-cristianos y con el dominio de las competencias básicas fundamentales.
Para ello Fe y Alegría realizó un diagnóstico a una muestra de escolares de tercer y sexto grado, sobre los aprendizajes en las áreas de lenguaje, matemática y valores con el propósito de detectar la situación de los educandos al inicio del proyecto y lograr tener un marco referencial para estudiar el impacto del programa.
Paralelamente a este rediseño curricular, se puso en ejecución el Plan Nacional de Formación Docente. Este plan de formación se trata de talleres dirigidos a equipos de docentes por zonas, para que éstos a su vez sirvieran de multiplicadores del mismo es sus respectivas áreas y así difundir el proyecto en todas las instancias y modalidades a través del uso de materiales diversos.
Otros retos propuestos a futuro por Fe y Alegría, en el marco de la propuesta de Escuela Necesaria, son:
-Profundizar la atención a los excluidos, mediante la ampliación de la oferta educativa de los Centros de Capacitación Laboral, del IRFA y de otras modalidades alternativas.
Promover la educación para el trabajo productivo con la expansión de Escuelas Técnicas, Agropecuarias y Forestales.
-Aumentar la oferta de una educación superior tecnológica y docente, para los sectores más necesitados y empobrecidos del país en Caracas, Maracaibo, Barquisimeto, San Cristóbal, Ciudad Guayana y otros puntos del país.
-Apoyar a la educación oficial para mejora de su calidad, mediante la conformación de complejos educativos, apoyo a la formación docente y publicaciones.
-Desarrollar un modelo de educación comunitaria, mediante la generalización del programa “Comunidades Consorciadas”.
-Atender integralmente las dimensiones personal y profesional de los educadores y demás miembros del personal que trabaja en el Movimiento.

(*) estudiantes de Comunicación Social

jueves, 24 de abril de 2008

La publicidad determina al actual ganador en el debate

El tema del periodismo impreso versus el digital se extiende hacia nuevos horizontes
La publicidad determina al actual ganador en el debate
Varios estudios alrededor del mundo han tratado de definir quién podría ser el vencedor en ésta férrea y ya casi ancestral pelea. Sin embargo, la publicidad está en la capacidad de convertirse en el elemento catalizador para coronar al campeón, en lo que al ramo comercial de inversión publicitaria se refiere
Adriana K. Morales Roa
Durante muchos años, infinitos estudios –formales e informales – se han dedicado a la investigación de las ventajas y desventajas que tienen los medios de comunicación utilizados para la difusión de noticias.
Más recientemente, se ha querido dar fin a la batalla que involucra al medio impreso y al medio digital, diciendo que el periódico impreso desaparecerá eventualmente, como consecuencia de la globalización que avanza vertiginosamente.
Por otra parte, algunos autores manifiestan que los medios digitales no se impondrán por razones que van desde la pobreza creciente en muchos países hasta el convencionalismo de los lectores, entre varias justificaciones.
La publicidad sin embargo, no hace distinciones: ve terrenos fértiles que sirven para insertar los productos –tangibles o no – de sus clientes. Pero esos anunciantes también son exigentes: algunos prefieren anunciarse en los medios impresos, mientras otros se inclinan por la innovación digital.
Diferentes estadísticas disponibles en Internet, manifiestan que la tendencia actual es el rápido crecimiento de las páginas Web de los periódicos, colocando ésta herramienta como un valor agregado del medio y que hoy por hoy, se habla de que casi un 80% de los medios impresos, también están en Internet.

Hablan los expertos
Para el director de Mediaedge:cia –la central de medios de Mindshare y J. Walter Thompson – Yasir Salinas, la balanza se inclina a favor de los medios impresos: “La proporción corresponde a un 80-20 a favor de la prensa escrita”.
Según las cifras manejadas en el medio, anunciarse en los medios impresos representa un mayor gasto que el que podría hacerse en el medio digital. Salinas afirmó que “en Internet se hacen por lo general pequeñas inserciones de los productos y que además significan menores ingresos para los diarios que agregan el acceso digital a sus recursos. En el medio impreso, se invierte mucho más dinero y en éste caso, sí se traduce en mayores ingresos para el medio y con ello, espacios de mayor tamaño y alcance para el anunciante”.
Entonces, si se analiza desde el punto de vista publicitario, el medio impreso se impone por encima del digital. Al significar mayores ingresos para un periódico –además de ser su razón de ser, y funcionar al fin y al cabo como una empresa – los dueños de medios van a tratar de mantener activa la libre circulación de los impresos.
Para la directora del Centro de la Investigación y Comunicación (CIC) de la Universidad Católica Andrés Bello, Caroline De Oteyza, la proporción manejada entre superficie redaccional y superficie pagada –en la que se despliegan los avisos – correspondería a un 60-40. La profesora De Oteyza afirma que en diarios como el Tal Cual, éstas mediciones se mantienen y tienden a ser exactas.
El negocio de la empresa periodística está entonces en la obligación de combinar los ingresos obtenidos por el impreso y por el digital para mantenerse como un comercio rentable.

Hablan los lectores
“Actualmente, el periodismo se encamina a una unión más fortalecida entre Internet y medios impresos, sin que ello conlleve a la desaparición del medio escrito, pues como ya hemos repasado, los lectores de cada uno de los medios son muy diferentes”. Así afirma un estudio realizado por Adrián Campos, egresado de la Universidad Autónoma Metropolitana de México e investigador en procesos de comunicación.
La profesora de la cátedra de Conducta del Consumidor en la escuela de Comunicación Social de la UCAB, Carmen Eduardo, confirmó lo señalado por el estudio, agregando que los consumidores de los medios impresos tienden a ser adultos –salvo algunas excepciones en los jóvenes habituados a la lectura –, y que por otra parte, los lectores de los medios digitales, tienden a ser los adolescentes o jóvenes-adultos que están acostumbrados al uso de este medio, buscando claro está, la inmediatez de la información.
Comprobando lo dicho por la catedrática, bastaría con revisar cómo algunas páginas como Aporrea.com, coloca en sus artículos algunos vínculos que rezan “envíaselo a tus panas”, dirigido evidentemente a jóvenes que visiten la citada página Web.

¿Y el papel?
Un factor adicional se suma a ésta lucha por la supervivencia: el control cambiario está haciendo que algunos periódicos impresos tengan, literalmente, los días contados. Un posible escenario es que algunos diarios podrían llegar a desaparecer de forma impresa y pasen sólo a su versión en digital.
Si esto llegara a ocurrir, en teoría, las inversiones publicitarias estarían pasando al medio en línea. Sin embargo, otra opción posible sería que esos anunciantes se vayan con la competencia, y ese hecho podrá traducirse en la desaparición total del medio, sin importar su soporte.
Sin embargo, en un paisaje más alentador, en el libro El Periodista Universal, David Randall menciona que “la nota interesante y de calidad no importa si aparece únicamente en un medio impreso, pues si es buena, estará vigente sin importar en que medio sea publicada”.
Por ahora, existen los dos soportes y continúan circulando libremente: uno apoya y sustenta al otro. Ya se verá si la historia cambia o no.

Entrevista: Robert Serra

Asegura que nunca ha sentido miedo caminando por la UCAB
Robert Serra: el ucabista de la franela roja
Entusiasta, inquieto, polémico. Amado y odiado por muchos. El estudiante universitario que ha levantado los más encontrados sentimientos entre los alumnos de la Universidad Católica Andrés Bello, se muestra tal y como es. Recuerda su agresión en la feria como algo que valió la pena y que recordará el resto de su vida con “orgullo revolucionario”. Detrás de toda controversia, hay una historia. Aquí, está la suya.
Mientras se desarrolla una clase de Derecho, a eso de las nueve de la mañana, Robert Serra sale de su salón por un momento para hacer un receso. Con una pequeña estatura, acompañada de una demencial sonrisa, el estudiante revolucionario de la UCAB saluda a unas compañeras antes de acercarse.
“Nunca tengo tiempo, pero tu me llamas y hablamos”. Así quedó concertada nuestra conversación: aquella que no parecía llegar jamás por la inclemente contestadora de su servicio de telefonía móvil. Tras varios intentos fallidos, finalmente devolvió la llamada.
Adriana K. Morales Roa
Robert Serra Aguirre nació en la ciudad de Maracaibo, Estado Zulia, un 16 de enero de 1987. Vivía con sus padres, quienes nueve años después le darían dos hermanos.
La familia Serra se vio obligada a mudarse a la ciudad de Caracas gracias a una oportunidad laboral que le surgió al padre de la familia. En los años siguientes, los padres de Robert decidieron separarse por algunas diferencias que existían entre ellos, y decidieron enviar a su primogénito a vivir en Catia con su abuela. Posteriormente regresó a vivir con su mamá en el centro de la capital donde reside actualmente.
Tras graduarse de Bachiller en Ciencias en el Colegio Corazón de María de San Agustín, Robert decidió estudiar Ciencias Políticas en la Universidad Central de Venezuela, pero al obtener una calificación inferior a la que se requería para cursar dicha carrera, tomó entonces su segunda opción: estudiar Derecho en la Universidad Católica Andrés Bello.
Gracias a un enorme sacrificio hecho por su padre, Robert comenzó la universidad en medio de una lucha interna: desde el primer año de su carrera sintió el embate de estudiar en un salón en su mayoría afecto a la oposición y de recibir clases de profesores que no simpatizan con el movimiento del presidente Chávez. Entonces, luego de dos meses, Robert decidió romper el silencio y dio a conocer su postura política. Esta decisión, marcaría el resto de su vida como estudiante universitario dentro de las aulas ucabistas.
Hace algunos meses, Robert fue confrontado en la Feria Planeta Universitario de la UCAB luego de una intervención que había tenido en el seno de la Asamblea Nacional, y en la que dejó en claro su posición sobre el hecho de que la UCAB “le debía un porcentaje alto de dinero por haber dejado sus puertas clausuradas en días de clases”.
Esta intervención, despertó un repudio masivo contra su persona, quien además reconoce haberse vestido llamativamente “para generar provocación y buscar el momento del encuentro” con sus compañeros ucabistas. Serra escogió una chaqueta de la selección de fútbol venezolana y una gorra con el tricolor nacional.
Asegura que nunca sintió miedo al levantarse esa mañana, pero solicitó a cuatro compañeros de la Universidad Bolivariana de Venezuela para que le acompañaran a su alma mater.
Mientras se disponía a comprar el desayuno, algunos estudiantes enardecidos por la intervención de Serra en la Asamblea Nacional, comenzaron a lanzarles improperios y diversos objetos que tenían en sus manos. Serra inmediatamente trató de calmar los ánimos y, tras notar que sus compañeros lo habían abandonado, se subió a una silla buscando ser escuchado.
“Honestamente, sí llegué a temer por mi vida”. Manifestó que vio en las caras de sus compañeros el odio y la rabia que se había generado tras su discurso. La duda lo invadió al reflexionar sobre si tantas personas podrían estar equivocadas. Agradeció la mediación de las autoridades universitarias que rápidamente llegaron para sacarlo del lugar.
Esa noche, al llegar a su casa, tras un severo interrogatorio de su madre y una larga ducha, Robert se dispuso a dormir, mientras la duda le atormentaba: dudaba de sus principios e ideales políticos cuando recordaba aquellas caras que le gritaban. “Siempre fui chavista y revolucionario. Esto no me iba a detener tampoco”. Se define como chavista porque reconoce en Chávez aquella calidad humana que no ha encontrado en ningún líder la oposición venezolana, y por ello, se ha preocupado por dar a defender su posición delante de quien sea.
Además del hecho en la feria, Serra confiesa que fue víctima de otros pequeños “encontronazos”, pero que ya actualmente puede caminar tranquilo por la UCAB, donde “no respira amor, pero tampoco odio”. Asimismo, dijo que ha sentido cómo algunos profesores han variado su criterio de evaluación para con él. “De verdad es muy subjetivo. No tengo las pruebas, pero sí lo he sentido”.
Serra asegura que ha contado con el apoyo de su familia, ya que le entienden perfectamente en su posición política compartida, pero ha perdido más de una amistad por esa misma inclinación. “La política es muy fregada en ese sentido. He perdido amigos que me han dejado con la mano tendida en más de una ocasión”. Robert afirma que su actual pareja, quien reside en Maracaibo, no lo soportaría si ella no tuviera inclinación hacia el proyecto de Chávez.
En sus planes futuros, Robert desea mantenerse al día en cuanto a las actividades que requiera el Presidente. Dice que una vez graduado, incursionará en el mundo judicial aunque manifiesta ciertas reservas del sistema. “Uno nunca sabe hasta dónde terminará metido. Capaz y termino como Danilo Anderson”.
Luego de bromear un rato más, manifestó que habrá mucho más durante este año del estudiante chavista, maracucho y magallanero, que revoluciona la UCAB cuando camina por alguno de sus pasillos. “Si Dios y Ugalde me lo permiten, me gradúo en julio”.

jueves, 17 de abril de 2008

Entrevista: Eileen Abad

La actriz asegura que su próximo proyecto es ser madre
Eileen Abad: “nunca permito que me encasillen como una bomba sexy”
Son muchos los sitios Web dedicados a publicar sensuales fotografías de ésta actriz venezolana, en las que se presenta como la “mujer perfecta” que representa un nuevo sex símbol de nuestro país. Sin embargo, Eileen Abad se considera a sí misma como una persona sencilla y humilde, que a pesar de haber alcanzado el éxito fuera de Venezuela, busca siempre regresar a sus raíces y al calor de su tierra.
Adriana K. Morales Roa
Eileen Antonieta Pérez Arguinzones nació en Caracas el 15 de noviembre de 1975, en el seno de una familia compuesta por su padre Amílcar y su madre Antonieta, así como por su hermano Amílcar y quien nacería algunos años más tarde, su hermana Karen.
Recuerda su infancia como un período en el que combinaba sus asignaciones académicas, con actividades extracurriculares relacionadas a la actuación, la danza y el teatro. A pesar de ser sumamente tímida, Eileen lograba destacarse entre sus compañeros de clase por las presentaciones de las que era capaz de interpretar: “me ponía roja como un tomatico, pero yo seguía con mi cuestión”. Fue así como su sueño: quería ser actriz.
Con la ayuda de su mamá, Eileen logró incorporarse a la escuela de artes escénicas Juana Sujo, donde recibía clases en diversas disciplinas con los que ella clasifica como “los mejores profesores de actuación y teatro que pudieran haber”. Con ello, confirmó lo que sería la pasión de su vida, a pesar de ser aún menor de edad.
El resto de sus familiares le advertían sobre los vicios que giran entorno al mundo de la actuación, pero Eileen seguía adelante sin importar los problemas. En momentos de duda, pensaba en un “plan B” –típico del alto perfeccionismo que la caracteriza – por si su carrera actoral no florecía. Entonces pensó estudiar Comunicación Social o Derecho, pero el deseo de ser actriz superaba con creces cualquier otra vocación. Transcurrido algún tiempo, su familia notó esa pasión y descubrió que aquello que movía a Eileen no era un capricho.
Tras muchos intentos fallidos, la actriz logró participar en una película de Leonardo Henríquez titulada “Tokio Paraguaipoa”, en la que actuaba como protagonista junto a Adolfo Cubas y Kenji Sato.
El director, le manifestó a Eileen su incomodidad ante el nombre tan común que poseía la actriz detrás del personaje principal. Tras varias propuestas, se decidió usar a partir de ese momento, el apellido de uno de los abuelos de la actriz. Ahora, sería dada a conocer como Eileen Abad.
Luego de algunas otras participaciones en el cine, la actriz comenzó a frustrarse porque las puertas de la televisión continuaban cerradas a pesar de su enorme insistencia; se preguntaba por qué si tenía los mejores profesores en su escuela, no lograba entrar en la televisión.
Un día, Leonardo Padrón la contactó para que participara en su nueva producción televisiva titulada “Contra viento y marea”, en la cual la actriz interpretaría a “la Nena”, personaje que consistía en ser la hija de la actriz Ana Karina Manco dentro de la novela.
Para el momento, Eileen se encontraba estudiando el primer año de Ingeniería en Sistemas, carrera que abandonó inmediatamente después de la llamada de Padrón.
Comenzaba así el éxito de ésta actriz venezolana en un camino que, en palabras de la actriz, requiere de mucha constancia y coraje para mantenerse activo: “es una carrera de obstáculos todo el tiempo. Hoy tienes trabajo, mañana puede que no”, dice con una seriedad abrumadora, conciente de lo que implica su profesión.
Cuando su nombre comenzaba a ser reconocido en el mercado venezolano, Eileen Abad tuvo una propuesta proveniente de la ciudad de México para la filmación de una novela donde haría un personaje bastante sensual, y que requería el usar vestuarios diminutos y provocadores.
Luego de consultarlo a sus padres, Eileen decide aventurarse, razón por la cual viaja a México para aceptar la propuesta. La actriz bromea con el hecho de que fue recibida con cierta impresión por parte de los directores de la nueva producción. Pensaban que Eileen era de gran estatura y porte: “un mujerón, pues, pero llegué yo”.
Sin embargo, Eileen propuso que se le diera la oportunidad de interpretar al personaje: ella como actriz podía representarlo todo. Eileen volvió a Venezuela y se practicó una cirugía de busto. Según la actriz, la novela no fue la razón principal por la cual se practicó la cirugía: fue mas bien un motivo que se añadía a la idea de practicarse la operación, ya que venía pensando en hacérsela desde mucho tiempo atrás.
Eileen asegura que su belleza a veces la ha llevado a que se le considere solamente como una mujer sensual de labios gruesos y senos de silicona: “siempre me preocupo en que no se me encasille y mucho menos que descuiden el ver mi actuación por ver primero mis atributos”.
La actriz define su experiencia en México como “una de esas que te cambian la vida”. Viajó sola y mientras estaba allá, sintió el vacío que le provocaba no tener de cerca de su familia, sus arepas y las playas venezolanas. “Chama, nada como Venezuela”, dice riendo.
Trabajar afuera, representó para la actriz un fuerte cambio en su estilo de vida, y asegura que logró disfrutar la experiencia porque se mantuvo en contacto con los suyos y con Dios: “en todo momento tienes que demostrar que estás ahí porque luchaste por eso”.
Al culminar la filmación de la novela, Eileen regresó a Venezuela, donde conoció a quien sería su actual esposo y con quien contrajo matrimonio por civil hace tres años.
Actualmente, la actriz se está dedicando a proyectos nacionales, y asegura que próximamente se separará de las pantallas para formar una familia. Desea tener hijos cuanto antes y afirma que sólo cuando eso ocurra, podrá sentirse realizada. También se está dedicando a enriquecer su portafolio fotográfico porque –según dice – después su figura cambiará: “me transformo con la fotografía. Me gusta mucho jugar con mi sensualidad, pero también con la inocencia que siempre ha caracterizado a mis personajes“. Con una gran sonrisa enmarcada en unos labios al natural, termina la tertulia con ésta diminuta, pero gran actriz.

viernes, 4 de abril de 2008

Entrevista: Pecos Kanvas

Un muchacho proveniente de una familia numerosa y que estaba siendo presionado por su padre para trabajar en un lugar sin futuro, logró sobreponerse y seguir su sueño de cambiar la música de su país.
Hernán González, el hombre que sería conocido por el mundo como Pecos Kanvas estaba por surgir. Luego de muchos años de lucha para alcanzar el éxito, logró convertirse en el favorito de la juventud romántica de la época. Apareció durante casi 12 años en Sábado Sensacional junto a Amador Bendayán y compartió escenario con personalidades del momento, como José Feliciano y José Luis Rodríguez.
Es recordado por canciones como “Mar y luna” y “Entrégate”, siendo éste último el tema de la novela Emilia, con la que Pecos Kanvas se consagró durante seis semanas en el primer lugar del ranking nacional. Hizo varias giras alrededor del mundo con sus 17 long plays, y ganó varios discos de platino y un disco de oro en España.
Hoy, Pecos recuerda sus días de gloria sobre el escenario del que ha estado afuera desde los años noventa.

Adriana K. Morales Roa
El taxi se detiene frente a la casa que nos indicaron los vecinos. Es bastante complicado encontrar una dirección exacta en la ciudad de Caracas cuando no se es un conductor entrenado que conoce las vías de nuestra capital.
Aparecía entonces una señora bastante arreglada para ser las once de la mañana. “Buenas, ¿cómo está?” Era la señora Norma, la hermana de mi entrevistado. Una casa bastante grande en su fachada nos daba la bienvenida. Digo “nos” porque no me atreví a ir sola. Suelo ir acompañada a mis entrevistas, por aquello de que “uno nunca sabe”. Norma nos pidió que pasáramos. “Pecos les espera arriba” – dijo.
El pulso se me aceleraba y no porque fuera fanática –no sabía quien era Pecos Kanvas hasta un par de semanas anteriores a la entrevista –, sino porque había pasado demasiado tiempo frente a mi computadora escribiendo a mucha gente alrededor de América Latina, haciendo preguntas colectivas en blogs y páginas web sobre si alguien sabía algo de este cantautor venezolano.
Casi al final de la escalera, escuché una tos muy seca –de esas que arden en el pecho cuando se tiene – y entendí que provenían del lugar donde nos llevaba Norma, quien amablemente nos ofrecía café mientras los escalones terminaban. Se acababa también el muro blanco. Y entonces, allí estaba. Sin afro ni gruesos cabellos oscuros. Era él. El hombre que había buscado sin cansancio estaba ante mí. Tenía sus ojos cerrados y la luz de la mañana le bañaba el rostro.
Lucía cansado –quizás un poco enfermo, pensé – pero estaba dispuesto a regalarnos su tiempo. Levantó su mano y estrechó con fuerza la mía. “Buenos días, Adriana, ¿no?”, dijo con una voz bastante distinta a la que tenía cuando cantaba –parecida a la de un paciente al que se le practica una traqueotomía –. Norma se retiró y con mucha pausa, Pecos se acomodaba en su sillón para comenzar.
-¿Cómo fue la infancia de Pecos Kanvas?
-Yo nací en Los Frailes de Catia. Éramos 8 hermanos: 4 hembras y 4 varones. Mis padres eran casados por la iglesia, como se acostumbraba antes. Mi papá cumplió ayer justamente 88 años. Mi mamá murió hace 2 años.
-¿Cómo era su relación con sus padres y hermanos?
-Muy buena de verdad. Mis padres eran muy cariñosos y mis hermanos eran muy unidos, como toda familia numerosa.
-¿Cómo comenzó su actividad profesional?
-Comencé trabajando con mi papá en una prefectura de Valencia, y fue donde me di cuenta que no quería hacer eso. A escondidas me compré una guitarra que me costó 8 bolívares y fui yo mismo el que la agarró. Nunca tomé clases. Poco a poco, comencé a moverme y terminé conociendo a Oscar y Moncho López, quienes me decían que si me gustaba la música, tenía que buscar la forma de aprovechar esa habilidad que yo tenía.
-¿Qué estudios realizó?
-Estudié administración aquí en Caracas y me gradué pero por cumplir con mi papá. Lo mío era la música que llevaba por dentro.
-¿Qué edad tenía cuando descubrió que quería ser cantante?
-Tenía 9 años apenas.
-¿Qué opinión tenía su familia sobre la profesión?
-Me decían que estaba loco. Recuerdo que mis hermanas se molestaban mucho conmigo porque yo me metía en el baño con la guitarra y me ponía a practicar canciones de otros cantantes y a sacarlas en la guitarra. Ellas como necesitaban el baño, armaban aquellos escándalos para que yo me saliera. Lo gracioso es que apenas salían, yo volvía a mi “pequeño estudio”.
-¿Quién le apoyó en ésta decisión?
-Mi mamá era la que siempre me apoyaba, sin importar qué. Me decía que si eso era lo que yo quería, que le echara pichón.
-¿Cómo fue su lucha para convertirse en Pecos Kanvas, el gran cantante venezolano?
-Fue difícil, como todo en la vida. Comencé en el Show de Alfredo Ledezma y el grupo Escena. Luego componía canciones para novelas de RCTV junto a Pedro Montes. Después pasé a un programa semanal en el que cobraba cien bolívares por episodio, pero lo bueno vino cuando comencé a hacer giras afuera. Me hice primero famoso con “Tu cariño se me va”, y después cuando regresé, ya me conocían más aquí. Entonces me fui a Venevisión, donde estuve contratado por seis meses, bajo el apadrinamiento de Amador Bendayán, quien me decía “Hernán, tu vas a estar aquí hasta que yo esté aquí”.
-¿Hernán?
-Sí, mi nombre artístico es Pecos Kanvas, pero me llamo Hernán González. Entonces hice una gira en España, donde un señor llamado José Palermo me conectó con el medio para compartir escenarios con muchas luminarias de allá. Pero después regresé y me quedé en Venevisión por 12 años, saliendo en Sábado Sensacional con Amador.
-¿Cuál fue el momento más bonito que vivió sobre el escenario?
-Fueron dos. El primero fue en una feria en Coro. Yo había cantado y debía salir del lugar con un chofer y dos guardaespaldas. Resulta que al chofer se le quedaron las llaves del carro adentro. Entonces me tuvieron que montar en el techo de ese carro y las mujeres gritaban como locas y movían ese carro como si fuera una lancha. Yo estaba asustado. Llegó un momento que había demasiado alboroto, y el chofer decidió romper el vidrio de la ventana del carro para que yo me pudiera meter dentro y abrirlo para salir de ahí. Bueno pues, esas mujeres me arrancaron parte de la ropa y me halaron por el cabello. Parecían unas locas. (Ríe). El otro momento, fue un poco más peligroso. Estaba en una presentación en San Félix y se fueron subiendo cada vez más mujeres al escenario. Yo estaba cantando tranquilo y de repente, se vino abajo la tarima. Los rumores comenzaron a correr y le avisaron a mi papá que yo me había muerto. Eso fue un desastre. Gracias a Dios, nadie salió herido. El único que se llevó un susto fue mi papá.
-¿En cuál país sintió que fue mayor su acogida?
-Yo visité muchos países como España, República Dominicana, Colombia, Perú, Ecuador, pero el país que más así me quería, creo que era República Dominicana.
-¿Qué es lo que más extraña de esos años y qué es lo que más recuerda?
-La capacidad de poder grabar. Desearía mucho grabar de nuevo con una disquera, pero con la piratería eso es un problema. Los costos de producción son muy altos y recuperar esa inversión, cuesta bastante. Eso está acabando con la buena música.
-¿A qué se ha dedicado después?
-Al comercio básicamente. Trato de mantenerme activo en el negocio de compra y venta de vehículos y apartamentos.
-¿Se casó Pecos Kanvas? ¿Tuvo hijos?
-Sí, me casé a los 33 años y luego de 4 años, tuve una hija que tiene ahora 18 años y que está estudiando en el extranjero. Ahorita vivo con mi papá, mi hermana Norma, otro hermano mío y su hija.
-¿Cómo es un día en la vida de Pecos Kanvas?
-Me levanto y trato de pasar mi día tranquilo. Trato de mantenerme informado de lo que pasa en el país, leo la prensa, algún que otro libro y si no, películas.
-¿En qué se inspiraba usted para hacer canciones?
-En muchas cosas, pero principalmente en el amor. Siempre imaginaba a una mujer bella a la que amaba. Todo lo escribía viéndola a ella.
-¿Cuál era la canción que más disfrutaba cantar en los escenarios?
-Bueno, sería “Procuro olvidarte” y “Entrégate”, pero la que más disfrutaba era “Ámame” porque la gente solía cantar conmigo las canciones; hacerme los coros, quiero decir. Y claro, “Mar y luna”.
-¿Qué siente al saber que aún hoy sigue teniendo seguidores, incluso fuera de Venezuela y que sus canciones siguen siendo interpretadas?
-Siento un orgullo muy grande porque han sido más de 33 años de carrera, en los que recorrí muchos países y me regalaron una experiencia maravillosa. Una vida dedicada a la gente. También me tocaron las verdes. Yo tenía que viajar a los distintos rincones del país en buseta y eso cansaba bastante, pero igual lo hice y se siente muy bien que todo ese esfuerzo haya valido la pena.
-Si tuviera que darle un mensaje a Venezuela, ¿qué le diría?
-Amigos, tenemos que vivir en armonía, paz, amor, unión y sobre todo en respeto. Hay que vivir tranquilos. Eso sería.