lunes, 17 de marzo de 2008

Felices fiestas (escrito el 31 dic 2007)

Desde Margarita, escribo rápidamente. Comienza la cuenta regresiva para un nuevo año: el 2008. ¿Qué sorpresas nos espera? Hablo en plural porque el tiempo es inclemente y a todos nos afecta. Durante estas fiestas, he podido compartir con mis abuelos maternos y veo cómo el tiempo les ha pasado factura. Mi abuela parece ponerse cada vez más terca y mi abuelito parece estar más "ido", como dicen por ahí. La verdad es que nunca se sabe qué vendrá durante estos próximos 12 meses. En este año viejo, logré graduarme en Publicidad, aprendí a manejar, comencé a estudiar Periodismo, engordé como 8kgs, y aquí estoy, pensando en nuevas metas. Nos volvemos a veces tan incansables, jurando que tenemos el tiempo comprado, pero quien sabe hasta cuando dura el pasaje que nos tiene aquí. Hace un momento, mi tío - quien a veces funge de mi papá - entró a decirme que hubo un malentendido en la panadería donde mandaron a hacer las cosas para la cena de hoy, y que sólo nos dieron pan de jamón. Parecía molesto, impotente. Yo sólo pensé "qué importa". Creo que prefiero comer un trocito de ese pan y tomar refresco, pero tener la dicha de compartir con mis viejos - grupo donde incluyo a mi mamá -. Alguien que la vida me colocó en el camino- para bien y para mal - me enseñó sin saberlo el valor de tener a tu mamá y a tu gente al lado. Siempre que abrazo a mi abuelo a las 12am, pienso si ésta será nuestra última navidad con él, pero me sacudo y me reafirmo que él está duro, y que ahora es que tendré abuelo para rato. Sólo pido a Dios que nos dé salud, alegría y unidad en mi familia: Los Roa. Cuanto los quiero. No hay uvas suficientes en el mundo para pedir porque ellos estén bien. Anhelo esos días en que mis primos y yo éramos pequeños, donde ajuro debíamos estar juntos. Eran las mejores navidades. Ahorita, mi prima Dayi, en Italia; Edecio y Miguel en Houston; Fredito en España. Así que mientras esté aquí, en esta tierra de gente cálida y un tanto loca, mi preciosa Venezuela, disfrutaré de los míos, los verdaderamente míos, mientras Dios así nos lo permita. Y creo que no lo dije, pero Feliz Año 2008.
"Para mí, el tiempo no existe" - A.G.V.S.