sábado, 5 de julio de 2008

Leopoldo López: el cambio si va

Las campañas han utilizado talentos “populares”

Leopoldo López: el cambio si va

Una campaña brillante, única, fresca. Rompe con los viejos paradigmas de las políticas podridas del pasado. Una cara ya no tan nueva, pero que imprime la esperanza de una Caracas mejor. Una ciudad como la queremos todos

ADRIANA K. MORALES ROA
Un nuevo clima de elecciones ha llegado sobre nuestro país. Las candidaturas comienzan a emerger por doquier: muros pintados, pendones en los postes de luz de las autopistas, cunas en los medios de comunicación social, entrevistas, y para de contar.
Algunas caras nuevas invaden las campañas, otras que reaparecen una y otra vez, casi desde cuando se tiene memoria de vida.
La fecha de finalización de la contienda: el mes de noviembre de 2008 será el momento en el que se decidirá el destino de un país cada vez más polarizado, y sólo ahora distraído por una Eurocopa que ya culmina.
Entre las diferentes propuestas para el distrito metropolitano de Caracas, se encuentra la realizada por el actual alcalde del municipio Chacao, Leopoldo López Mendoza.
Éste joven de 37 años de edad ha realizado – lo que es para muchos – una excelente gestión dentro de la alcaldía del mencionado municipio durante dos períodos consecutivos.
Actualmente, viene realizando una completa campaña que está echando mano a recursos publicitarios que nunca antes habían sido explotados tan provechosamente en el marco de una campaña electoral, que al fin y al cabo, corresponde a una campaña política y de propaganda.
Si se recurre al concepto de propaganda, se puede decir que ésta consiste en aquellas ocasiones en las que “se usan técnicas de publicidad aplicadas a fines políticos. Se origina en la expresión propagar, que significa difundir"[1].
Una vez identificado dicho concepto, se puede afirmar que la campaña llevada a cabo por Leopoldo López Mendoza y su equipo, corresponde plenamente al concepto expresado anteriormente.

La campaña: el cambio si va
En su página Web, http://www.leopoldoelcambiosiva.com/, el equipo de trabajo de la campaña conglomeró en el llamado “Plan para nuestra ciudad: la Caracas que merecemos”, todos aquellos puntos que representan el eje del plan de gobierno para el distrito metropolitano.
Entre dichos puntos citan que “La Caracas que Merecemos es una Ciudad: segura (que garantiza la vida, la integridad y el respeto de los derechos de todos los ciudadanos; tiene un sistema eficiente para protegerlos de los riesgos y prestar asistencia en las emergencias; cuida la calidad del ambiente, protege sus recursos naturales, y en general, le confiere prioridad a la seguridad de sus habitantes), ordenada (que tiene normas claras y todos las cumplen por igual; se ha dotado de una división político-administrativa que facilita su gobernabilidad; ha alcanzado un sistema de transporte, de recolección de basuras y cuenta con calles y bulevares para los peatones que la convierten en una ciudad grata y deseable de transitar), amable (que se mueve, fluye y funciona en todos sus campos para hacerle más fácil la vida a las personas; es una ciudad educada, con espacios públicos limpios, hermosos y transitables, toma en cuenta las necesidades de los niños, los jóvenes, los adultos mayores y discapacitados y, sobre todo, que estimula a la participación porque cada caraqueño se siente responsable por los demás), y unida (que no discrimina, ofrece igual tratamiento y posibilidades a todos los ciudadanos, trata de eliminar las barreras que separan unas zonas de otras e integra, recuperándolos física y socialmente, los sectores más pobres, menos consolidados y urbanizados, con el resto de la ciudad y lo hace promoviendo acciones económicas que generen trabajo y bienestar. La ciudad que merecemos actúa como una buena familia, unida, para conquistar su derecho a mejor vida)”[2].
Como toda campaña, el poseer un slogan tan popular, se convierte – a mi manera de verlo – en una forma de acercarse al pueblo.
Mucho se ha dicho – sobre todo de la parte del oficialismo – del aire de sifrinito que posee el alcalde López, pero resulta fascinante cómo su equipo de asesoramiento comunicacional y publicitario se abocaron a la construcción de una campaña fresca y popular, que bajaba, de una forma u otra, la figura un tanto oligárquica que posee López.
En varias entregas a manera de comerciales de treinta segundos aproximadamente, se muestra al alcalde conduciendo por diferentes zonas populares de la ciudad y recogiendo a diversas personas que desean abordar el autobús que conduce.
Durante el desarrollo de las cunas, suena una pegajosa canción que efectivamente plasma en su letra todas aquellas promesas que el alcalde López está haciendo a los caraqueños, esperando se logre el voto de confianza en su gestión de gobierno, así como se dé el voto en las urnas en noviembre de 2008.
Me resulta especialmente curioso, cómo al final de una de las cunas, una persona con una franela roja corretea junto al autobús, preguntando si puede montarse en el autobús. Por supuesto, López voltea diciendo – con un tono, insisto, bien dicharachero – que en ese autobús caben todos. Pura semiótica.

De la práctica a la teoría
Asentando un poco lo que ha sido el desarrollo de ésta campaña y sobre la base de la teoría vista en clase, se puede conceptualizar que ésta estrategia electoral, está siguiendo todos y cada uno de los elementos que hay que tener en cuenta.
Una vez evaluado cuál será el mensaje que se dará a conocer a la colectividad, también se consideran algunos otros puntos como el rotar el mensaje para hablar de lo positivo de la candidatura propia y de lo negativo de las otras.
Sobre éste apartado, resulta interesante detenerse un momento. Dentro de la página Web oficial de la campaña, se muestran los resultados de una encuesta realizada a 48 personas en las que se les pregunta por su opinión con respecto a la gestión de la actual administración de la ciudad de Caracas.
Podría resultar un poco tímida la aparición de dicha encuesta en la mencionada página, pero muy por el contrario, no se trata de alguna casualidad.
Asimismo, dentro de las cunas, se colocan imágenes del estado actual de la ciudad y de cómo estarían una vez que Leopoldo sea electo. Esto puede interpretarse como lo que se conoce en el argot publicitario como publicidad – en este caso, propaganda – comparativa, ya que indirectamente se estaría dejando en evidencia la situación de abandono de la ciudad capital, que en parte se debe a la gestión de Barreto.
Ahora bien, al hablar del mensaje, se estaría hablando de la consideración que hay que tener presente la propia personalidad del candidato.
Nuevamente, habría que detenerse sobre éste aspecto. Es necesario recordar que el candidato si bien es visto como una figura imperialista, el equipo de campaña volteó estratégicamente la figura del alcalde para convertirlo en alguien que se muestra cercano al pueblo, que habla como ellos, y que tiene una perfecta tolerancia con el pueblo chavista.
El segundo elemento que debe tenerse en consideración, es aquel que corresponde al partido u organización política que apoya al candidato. En este caso, y como se menciona en el material facilitado en clase, se hace necesario tener conciencia de que “el historial de organizaciones que apoyan al candidato, también imprimen características propias al mensaje electoral, acotan, contextualizan e incluso transforman ese mensaje”[3].
Entonces, Leopoldo López no sólo será reconocido por su actual pertenencia al partido Un Nuevo Tiempo, sino también por su anterior participación en el partido Primero Justicia.
El tercer elemento corresponde al mensaje, es decir al programa de gobierno que se plantea: “la visión que se tiene del futuro, de la sociedad; lo que se va a hacer una vez ganada la elección. Las promesas, lo que se ofrece, cómo se ofrece y a quiénes”[4].
Tal y como se explicó anteriormente, dentro de las cunas de fines propagandísticos, ya se dejó en evidénciale plan de gobierno que plantea López, así como se explica detalladamente en su página Web oficial, así como en otros recursos como YouTube y grupos de apoyo en Facebook.
Por último, debe citarse el estado de la opinión pública que, a mí manera de verlo, se conocerá perfectamente una vez arrojados los resultados de las elecciones, probablemente en alguna madrugada de noviembre de éste mismo año.
Entonces, se puede decir que ésta nueva campaña de Leopoldo López Mendoza está especialmente dedicada al seguimiento de los puntos formales que constituyen una campaña política que, tal y como se explicó en clase, estaría subordinada a “la expresión en distintos formatos (Discursos, Entrevistas, Programas de gobierno, Cuñas, Folletos, Eslóganes), así como de diferentes personas (el Candidato, su entorno inmediato, sus aliados, sus seguidores, sus posibles votantes)”[5].

[1] http://www.promonegocios.net/mercadotecnia/propaganda-definicion.html
[2] http://www.leopoldoelcambiosiva.com/
[3] Extraído del material facilitado en clase de Comunicación Política bajo el nombre de La Estrategia Electoral.
[4] Ibid.
[5] Extraído del material facilitado en clase de Comunicación Política bajo el nombre de La Estrategia Electoral.