lunes, 3 de noviembre de 2008

Cotufitas en el aire











-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
(Va sin acentos)
Recuerdo esta breve escena de la pelicula "Big Fish". Aunque en un primer momento, el filme no fue de mi completo agrado -pienso que por aquello de que "aun no estabamos listos"-, esta secuencia llego a mi vida nuevamente de una forma poco usual, pero en este momento irrelevante.
Dedico esta breve entrada en el blog a esta escena porque hace poco me senti como uno de los personajes que ahi salen reflejados. El tiempo se detuvo. La gente -algunos con disfraces, otros sin ellos- parecieron quedar pausados por unos segundos en la oscuridad de la fiesta en aquel local de Las Mercedes, aquel cuyo nombre recuerda a un cantante argentino de los 70.
Mientras todo se detenia, recordaba la absurda la idea que me llevo al lugar esa noche de Halloween, pero es que la insistencia se habia convertido en la patada mas dura a cualquier rinon.
El STOP llego tarde, pero llego con la sonrisa que ahora lo define por completo. Recuerdo a Eileen haciendome reir por una que otra cosa, a Jhonny buscando alternarnos para no ser "cuales portugueses" -como quien quiere negarse a su propia nacionalidad-, a Maryann cerrando un ojo para leer un mensaje en su cel -ya bastante ebria pero sin dejar de ser divertida-, a Edu en un ir y venir de sonrisas con aquella "flaquita picarona", y a un nervioso de camisa negra -parecida a una que tanto odie- tratando de acercarse cada vez mas, como aquel que se aproxima con miedo, respeto -quizas demasido- y muy sigilosamente a aquel santo grial nunca antes encontrado.
Fue una noche extrana, pero divertida. Entre risas y "carotas" que siempre disfruto hacer. En fin, fue una noche especial, distinta, precipitada, agresiva, tejida por un destino que pasaba entre nosotros, mientras se burlaba de nuestra inocencia, entre las luces blancas y verdes del estruendoso lugar.
Gracias por todo Dios, destino, vida, o como lo quiera usted llamar. Yo me quedo con el primero.

"Cuesta tan poco ser diferente, y el valor de lo recibido es tan invaluable..." -Anonimo.