domingo, 28 de diciembre de 2008

Referente al “cold feet”


-Dedicado a G.E.C.F.
Gracias por hacerme soñar de nuevo.

Es algo que he escuchado unas cuantas veces -quizás demasiadas ya y hasta de mi propia boca- pero es un término que llamó poderosamente mi atención mientras estuve buscando una explicación a los hechos recientes en la vida de muchas personas a mi alrededor, incluyéndome.

Una definición bastante precisa de un término tan coloquial, vendría a ser algo como: “to 'get cold feet' is to become disheartened or timid, losing one's previous enthusiasm or courage”.

Creo que resume de una forma bastante peculiar la idea que buscaba describir en una brevísima entrada en el blog –mas como excusa para dilapidar un tema desgastado, hoy, día 28, aún más-.

Cierro con una frase que una excelente amiga mía dijo y que engloba EL todo: “no tienes idea de cuantos han corrido al llegar a la puerta de la Iglesia”.

Shit happens, supongo. Menos mal –por mi madre- que fue ahorita. Gracias a ti por eso.

“Uno salió jactándose por la mujer tocada; el otro, llorando por la mujer perdida. El primero es un cretino; el segundo, el más fiel de los nobles”.

Gracias D, como siempre, por responder con tanta inmediatez pero con tanta precisión.