lunes, 28 de diciembre de 2009

Locura

Creo que a veces podemos aprender de otras personas, sin importar lo distante que están...
Dedicado a María F
"Estaba hermosa, lo sabía… Nunca se había arreglado tanto… Él solo miraba su cuerpo, sus curvas, sus colores… Se sentía vacía… Quería irse cuanto antes… Abandonar ese lugar lleno de gente… Pero llegar a casa no era tarea fácil esa noche…
Después de unas horas, logró finalmente encontrarse en el reflejo de un espejo… Su maquillaje estaba corrido… Ya no tenía lápiz labial… Su cabello estaba desordenado y húmedo… Su traje arrugado… Su cuerpo estaba débil, cansado… Su olor… Era extraño…
Llegó a su casa y se despojó de todo… Se entregaba ahora a su almohada… Buscaba compasión, quietud… Quería eliminar esa noche de su memoria… Su cuerpo le recordaba lo que había hecho… Apretó sus muslos y se hizo conciente de su cansancio… Estaba harta… Entre lágrimas cerró sus ojos azules y durmió... Solo la noche dio paz a su delirio".

Mientras dormía

Y ahí estábamos... Escondidos, pero ya no tanto... El tiempo vuela cuando disfrutas su andar...
Y ahí estaba él... Y estaba yo...
Me había sentado en una silla prestada... Había dejado a un lado los complejos y las penas, y solamente me dispuse a disfrutar de un día soleado, de las alegrías de un grupo de gente que si bien no es mía, puede fácilmente sentirse como tal...
Él se acercó a mí y me dijo que quería dormir un poco... La playa lo relajaba muchísimo y quería descansar...
Le dije entonces que se sentara en el piso y que apoyara su espalda contra mis rodillas... Tomé un par de toallas y las acomodé para que le sirvieran de almohada... Él tomó su posición, entrecruzó sus dedos sobre su barriga, y dejó caer su cabeza sobre mi regazo... En pocos minutos, dormía profundamente...
Y con ello, empecé yo a soñar...

Me detuve a observarlo con calma...
Una vez le dije que "la belleza se encuentra en la pequeñez de las cosas" y comencé a observar sus detalles...
Su cabello suave estaba un poco más seco que de costumbre por el salitre del mar, pero igual seguía siendo pulcro, así como cada parte de su presencia... Me detuve a ver cada lunar... No los conté porque eran demasiados... Casi como las estrellas del cielo imposibles de contar, pero no por ello se dejan de admirar allá en lo alto... Miraba el espesor de sus cejas, su nariz, así como la paz que transmitian sus ojos, como quien duerme confiado de que se está en lugar seguro, conocido... Miraba su oreja casi blanquecina por el protector solar que le unté para evitar que se quemara en exceso... Miraba su torso, sus manos... Me reia cada vez que sentía que estaba dejándose caer... "Está en un sueño profundo", pensaba... Miraba como su pecho se llenaba y vaciaba una y otra vez mientras respiraba...
Al cabo de un tiempo, abrió sus ojos inyectados de sangre... Me miró y sonreía mientras buscaba la manera de abrazarme desde su posición extraña... Besó mi frente y me miró con un cierto brillo...

Y ahí, justo ahí lo sentí... Me hizo sentir "eso"... Aquella sensación que había olvidado... El calorcito en el pecho... Aquel que se había apagado desde hace un tiempo... Estaba viva de nuevo... Por él... Para él... Y él?? Solo dormía...

jueves, 5 de noviembre de 2009

A Silvia y Virginia…

(Algo que se había perdido por ahi...)

Juego… Oh, si, solamente juego…
Tus palabras se desvanecen al tocar el viento… y con ellas desaparecen mis sueños…
Los recuerdos se aferran a mi memoria… sólo podrán borrarlos el tiempo…
Mi labios besan los tuyos por instinto, pero dentro de ellos sólo hay vacío…
Murieron los sueños del futuro… y con ellos una parte de mi…
Los brazos que me cobijan no son mi hogar… no se sienten cálidos… no se sienten reales… Tus manos me tocan en un intento desesperado por sentir mi cuerpo… mi cintura… mi espalda… no ves que son sólo células que recubren la nada…
En mi pecho latía un corazón fuerte… postrado a la emoción… rendido a la inocencia…
Hoy la frialdad me contamina… me llena de vicios, y lo sombrío me tienta…
Me sostienen desde el cielo, como un títere de cuerdas invencibles… Lo sé…
Hoy pretendo que sonrío… pretendo que de verdad te miro… solo finjo…
No siento, sólo existo…

martes, 15 de septiembre de 2009

Dare to dream

Decía así: Sin saber exactamente por qué lo hago ni qué significa del todo, aquí va…
“Este Davies es un tipo raro, seguro, pero por qué negar que cada tanto me quiero ver reflejado en esa soledad contemplativa, que se regocija en ver pasar el mundo sin estar tan atado a él - esa extraña sensación de caminar sin urgencias entre la gente apurada de la gran urbe. Las imágenes son vívidas, agridulces, y la melodía es hermosa sin perder totalmente los rebordes "toscos" propios del lugar. Es en la pequeñez de las cosas donde el alma encuentra la belleza, y se regocija. Como un simple canto a nuestra vida interior, ya no sórdida o torturada, sino llena de paz. Ojalá pudiéramos sentirnos así más seguido…”

martes, 14 de julio de 2009

“Memomúsica”

Por qué la música siempre nos recuerda a algo o a alguien? No hay forma de mantener una determinada pieza limpia? Con el único concepto con el que fue creada?

Gracias a una canción, he reafirmado los vínculos que me unen a la gente. Sí, a través de una sencilla canción. Siempre que la escuchan, sea en el lugar que sea, me envían voicenotes con algún pequeño fragmento de la pieza. Es un detalle divertido que solo permite la tecnología. Se convirtió ya como en un código secreto de amistad.

Lo mismo pasa con una amiga, a quien le envío un voicenote con la canción que me la recuerda. “Una que parece como si estuvieras salvando a un amigo”. Así la definió hace tiempo para explicarme cual era, y así se quedó la canción.

Por otro lado, cada vez que suena “Stay” de U2, uno de mis tíos siempre cuenta que él escuchaba una y otra vez esa pieza, mientras manejaba a casa donde le esperaba su esposa embarazada, y siempre explica que era su forma personal de conectarse con Dios y agradecerle por esa vida perfecta.

Sin embargo, me ha tocado muchas veces eliminar algunas canciones de mi ipod porque simple y sencillamente me encadenan a alguna emoción que no quiero seguir sintiendo.

Existen miles de canciones, pero hay algunas que tienen el potencial de hacerme pasar de un momento sublime “o Chirico” (como decía alguien por ahí), a un momento de amargura y desprecio total.

Hace poco, mientras bailaba con alguien “efímero” (sí, definitivamente), sonaba una cancioncita de fondo. Gracias a la emoción del logro (supongo), la canción pasó a estar entre las más reproducidas de mi ipod, pero al cabo de un tiempo, decidí poner a la canción junto a su recordado en una “mejor vida”.

Será que debemos vetarlas hasta que un buen día “perdonamos” a la canción, y la podemos escuchar de nuevo sin más que una mísera risita en la cara?

Consejo: no relacionen canciones extremadamente personales a momentos/personas que pueden volverse… Eh… Sí… Efímeros. Si están tan locos como yo, conocen de qué hablo. Pueden perder unas buenas piezas en el juego. Desde Lennon y Coldplay, hasta Il Divo han callado para siempre en mis audífonos. Jason Mraz fue el último ejecutado. See what I mean?

jueves, 4 de junio de 2009

A little piece of a complex mind

A veces cuesta tanto entender por qué las relaciones no funcionan… Es decir, aquellas razones que unen a algunos, terminan siendo las mismas razones por las cuales separarse… Esta mañana me llamó una amiga llorando porque había decidido “de una vez por todas” terminar con el “novio” que tenía desde hace casi un año… Y digo “novio” porque era uno de esos casos en los que la gente sale, en determinado punto caen en la tentación de dejarse llevar por las “cotufitas en el aire” (vean “Big Fish” y sigan leyendo) y dan rienda suelta al calor que se desata en el pecho cuando hay alguien que nos gusta y se acerca "peligrosamente" a nosotros, pero que una vez acabada la emoción de los primeros encuentros, comienza la duda de “qué somos?”, “para donde va esto?”, “no sé si tengo derecho a reclamar o pedir algo que no tengo?” y pare usted de contar… Todo esto me lleva a un lugar… Será que este sentido de la modernidad, del ser libre por ser libre y ya, nos ha apartado de aquellas cosas que nos dan seguridad, estabilidad, etc??? Creo que hay cosas que no se deberían perder… Hay un chiste interno en mi familia que dice que “si vas a hacer una vaina, haz una vaina bien”, y creo que el tema de las relaciones no debería ser una excepción a esa norma… Todos ganamos… Mejor, dicho… Todos -los que queremos jugar limpio- ganamos… Para mi las cosas o son o no son… O es chicha o es limonada… O es blanco o es negro… Creo que ya se entendió mi punto y por ello me revienta la cabeza cada vez que escucho las necias palabras de que “ayer estaba con fulano y bueno… nos dimos los besos…”… llega la "amiga romanticona" a la que "la sobradita" le está echando el cuento y le pregunta “pero ya son novios entonces??” y ahí, justo ahí comienzan las dudas… “no… bueno… él no me lo pidió pero… no sé… vamos a ver qué pasa…” Semanas después –por no decir días- la situación se aclara… Algunas salen con "la suerte" de que en alguna reunioncita, el pana en cuestión le dio la gana decir “ah… miren… mi novia...” en ese momento resucita el mismo Pavarotti y se escucha la música más melodiosa en los oidos de la “novia” que acaba de ser reconocida ante las masas cual escena de “El Rey León”… “Soy la novia!! Soy la novia!!” gritan sus neuronitas mientras estrecha las manos de los panas del nuevo "novio"… Alcanzó el cielo... El mejor escenario para la criatura que acaba de perder su miedo y ganar un gramo de autoestima… The ground beneath her feet, pues… El peor escenario: la niña que entre una y otra reunión, le comenta a sus amigas que el "novio" está raro, que está en la universidad aún, que no la ha llamado porque estaba todo estresado, que está confundido con la maldita exnovia (las que siempre estamos provocando llantos y gritos descontrolados en ellas, aunque tengamos miles de años A.C. sin hablar con el niño) y a la que ambos le tienen miedo, bla bla bla… La niña regresa a su casa y sufre en secreto... Bueno, ni tan en secreto… Espera que su endemoniado celular vibre (porque pasa de amar y odiar a su celular en cuestión de segundos dependiendo de la cantidad de veces que este se estremezca durante el día) y a veces lo hace, a veces no... Y ni hablar del fin… Creo que todos conocemos por experiencia propia cómo se dan los finales… Todo lo que significan… Es necesario entonces sufrir desde el inicio?? Por qué no hacer las vainas bien?? Qué nos ata?? Como dice uno de esos proverbios que la gente se copia por ahi de algún portal de reflexiones humanistas: “quien quiere hacer algo encuentra un medio; quien no quiere hacer nada encuentra una excusa”. Cuantas “crónica de una muerte anunciada” se van a seguir escribiendo en este tema??? Estoy harta de que las amigas con las que crecí, las amigas que conocí hace poco pero se ganaron mi cariño, las amigas que por “x” o por “y” la vida me trajo digan –palabras más, palabras menos- “you were just right, my friend… you were just right…” Creo que es hora de volver a los orígenes de la creación… En cacería son los perros detrás de los venados; no los venados detrás de los perros… Está bien que fuimos hechas con una de sus costillas, pero no se puede vivir como la costilla que eternamente está buscando incrustársele de nuevo al "novio" para estar “por siempre dentro de él, cerquita del corazón”… Hell, no!!! Qué es eso?? Adiós amor propio... Recojan cuerda, mis queridas… Leven anclas y corran, naden, partan, huyan, vuelen, escabúllense, deserten, aborten la misión… Si es imposible, NO vale la pena… Lo que es para una, se da soliiiiiiiito, sin fantasmas, miedos al compromiso, traumas psicológicos, malas juntas, en fin… SIN EXCUSAS… Como dice una de mis mejores amigas, “primero debes estar enamorada de ti..."
So, let the games begin...
"Este es un brindis por nosotras... Por los hombres que tienen nuestros corazones, por los tarados que los tuvieron y no los valoraron, y por los suertudos que nos conocerán y los tendrán.Por las que estamos libres y no necesitamos de un hombre para pasarla bien y ser felices.Por las que decidimos mandar al carajo a esos tontos que pensaban que nos íbamos a comer sus cuentos.Y por qué no un brindis por todas aquellas que viven un mundo rosa al lado de su verdadero galán?Por los buenos momentos, por los malos, por los que pasaron y que fueron grandiosos, por los que estamos pasando que son mejores o iguales, y por los que vendrán, que no importa si son buenos o malos si juntas los enfrentamos.Y porque siempre seremos viejas amigas sin importar nada... SALUD!!!".

lunes, 25 de mayo de 2009

Being back to Tíbet…

Un día me encontraba hablando con mi mejor amiga sobre una serie de cosas que nos habían ocurrido a las dos… Yo le comentaba –con el mayor convencimiento posible- que uno debe estar en paz con uno mismo… Que primero debe estar Dios, luego la familia, las amistades, y después la pareja… Por qué en éste orden tan riguroso?? Mi teoría es que si uno de esos escalones te falla, siempre tendrás el/los de arriba para encontrar refugio...

Estar de regreso en el Tíbet, o en camino al Tíbet, o alguna combinación parecida, significa -a manera de chiste interno- el estar en un estado de perfecto equilibrio personal, donde todo el tiempo es acorde a las actividades que queramos realizar, todo está en perfecta armonía dentro de nosotros… En pocas palabras, uno se encuentra sumergido en un “Tíbet personal”, entendiendo por dicho lugar como lo más alto desde aquí la tierra...

Siento que en este momento me encuentro allí… Sumergida en la tranquilidad, en la libertad que brinda el ser libre… No hay trabas, no hay miedos ni demonios que nos persiguen… Solamente luz resplandeciente sobre nuestros rostros... Todo está en orden… Todo está bien…

Una amiga me repite de vez en cuando una frase... “Todo va a estar bien” y ahora, de hecho, lo está… No hay prohibiciones, ni miedos, ni caídas, ni ayer… Solamente el hoy… El hoy como un día que promete ser mejor… El hoy como miles de oportunidades de estar más arriba… He llegado a la cumbre… Lo logré… Gracias…

sábado, 28 de febrero de 2009

A mi papá en su cumple


Papito, hoy estarías cumpliendo 59 años... A veces me gusta volar y soñar sobre cómo serían nuestras vidas si aún estuvieras con nosotras... Qué dirías sobre cómo he crecido, sobre cómo me sigo pareciendo a ti en mil y un cosas, sobre el trabajo que tengo ahora, mis amistades, los muchachos con los que he salido... Hay tantas cosas que me gustaría hablar contigo... No tienes idea cuanto... Sabes que aún conservo aquel peluche Alf que una vez me regalaste? Pues si... Esta junto a uno que alguna vez te perteneció y que usabas para corregirle esas caras largas a la gente cuando pasaban cerca de tu oficina... Qué loco, papi... Esa historia me encantó y me hizo enamorarme aún más de ti... También tengo tu rosario de tu Primera Comunión... A veces le tengo un poco de miedo porque mi tia me dijo que tu lo empuñabas con muchísima fuerza en esos últimos minutos que te quedaban entre nosotros... Pero igual lo tengo conmigo y espero conservarlo como mi reliquia personal... Gracias por ser mi papá y por haber escogido a "tu Xiomi" como mi mamá... Puedes estar tranquilo porque está cumpliendo con esa promesa que ustedes hicieron una vez que hablaban de mi... Me encantaría poder abrazarte y sentirte ese olor a cigarro que tanto te caracterizaba... Más de una vez me pasa alguien por al lado fumando tu Belmont Light preferido e inmediatamente me vienes al pensamiento... Te quiero y te extraño papi, pero sé que algún día nos veremos de nuevo para abrazarnos, besarnos y reirnos como antes, cuando mi risa de niña chiquita se mezclaba con tu carcajada ronca y seca... Te amo, papi... Por ahora sólo me queda decirte "Feliz cumpleaños"... Tu bachaquita.

*Te pongo esta foto tuya y de mi mamá cuando eran novios. Me encanta porque aquí ni siquiera se estaban imaginando lo que Dios y la vida les tenían preparado. Los amo.

sábado, 31 de enero de 2009

Between the lines


Me encanta ver cómo la vida te mantiene cerca de la gente que creció contigo y que, por más veces que te distancies, vuelves a ese lugar donde todo es familiar, donde finalmente “perteneces”. Hoy me encuentro allí, totalmente a salvo, resguardada de todo.
Sin embargo, hace unos días desperté con un pensamiento en mi cabeza: “qué pasaría si me muriera justo hoy?”. Ojo, amigo lector: amo mi vida y no estoy pasando por ningún tipo de depresión ni mucho menos. Quienes me conocen verdaderamente, saben cómo soy respecto a este tema. Sólo quise reflexionar.
Entonces vi el balance de mi vida: poseo una hermosa familia a la que amo y en la que me aman, poseo amigos a los que amo y que me aman, poseo un trabajo que me encanta y en el cual me valoran y, finalmente, amé a dos jóvenes que significaron el mundo para mi –obviamente uno más que el otro–, y que también me amaron en su momento. Hoy ambos están bien.
De uno -mi segundo- sé por mi mejor amigo. No hubo más contacto a pesar de un par de intentos fallidos de mi parte. Siempre me dijo cómo actuaba cuando las cosas terminaban. Por eso no hubo sorpresas. No lo conocí bien, ni él a mi. Sin embargo, soy la que tuvo el "privilegio" de ser la primera mujer por la cual lloró, y él se llevó el honor de ser aquel que me hizo soñar de nuevo.
Del otro -mi primero y más importante- sé porque aparece en mi celular una y otra vez. Simplemente tiene a alguien -o a varias- porque no tolera estar solo, o mejor dicho, no se tolera en su propia piel. Creo que detrás de eso -sin soberbia alguna lo digo- está un odio contra sí mismo por haberme perdido. Seguirá buscándome -sin éxito- en otras. Él se llevó mi corazón y yo el suyo. Lo conozco tan bien que a veces me asusto.
Me alegré entonces de que estos fueran los escenarios de mi vida. Mi familia y amigos estarían terriblemente tristes -claro está-, pero al menos hasta donde sé, no le estaría destrozando el corazón ni los planes a futuro a alguien en particular.
Sonrei entre sollozos y me di cuenta de que el balance era verdaderamente bueno. No había temor, soledad ni frío alguno.
Sólo amor.
Todo está bien, gracias a Dios.
Me metí a bañar satisfecha.
Quiero cerrar con un poema que escuché una vez durante el funeral de un anciano muy querido y admirado. Dice así:
“Muy cerca de mi ocaso yo te bendigo, vida, porque nunca me diste esperanza fallida, ni trabajos injustos, ni pena inmerecida. Porque veo al final de mi rudo camino, que yo fui el arquitecto de mi propio destino; que si extraje la miel o la hiel de las cosas, fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas, cuando planté rosales; coseché siempre rosas. Cierto; a mis lozanías va a seguir el invierno, mas nunca dijiste que mayo era eterno. Hallé sin duda largas noches de penas, mas no prometiste solamente noche buenas, y en cambio tuve unas santamente serenas. Amé, fui amado, el sol acarició mi faz. Vida, nada me debes. Vida, estamos en paz”.