jueves, 4 de junio de 2009

A little piece of a complex mind

A veces cuesta tanto entender por qué las relaciones no funcionan… Es decir, aquellas razones que unen a algunos, terminan siendo las mismas razones por las cuales separarse… Esta mañana me llamó una amiga llorando porque había decidido “de una vez por todas” terminar con el “novio” que tenía desde hace casi un año… Y digo “novio” porque era uno de esos casos en los que la gente sale, en determinado punto caen en la tentación de dejarse llevar por las “cotufitas en el aire” (vean “Big Fish” y sigan leyendo) y dan rienda suelta al calor que se desata en el pecho cuando hay alguien que nos gusta y se acerca "peligrosamente" a nosotros, pero que una vez acabada la emoción de los primeros encuentros, comienza la duda de “qué somos?”, “para donde va esto?”, “no sé si tengo derecho a reclamar o pedir algo que no tengo?” y pare usted de contar… Todo esto me lleva a un lugar… Será que este sentido de la modernidad, del ser libre por ser libre y ya, nos ha apartado de aquellas cosas que nos dan seguridad, estabilidad, etc??? Creo que hay cosas que no se deberían perder… Hay un chiste interno en mi familia que dice que “si vas a hacer una vaina, haz una vaina bien”, y creo que el tema de las relaciones no debería ser una excepción a esa norma… Todos ganamos… Mejor, dicho… Todos -los que queremos jugar limpio- ganamos… Para mi las cosas o son o no son… O es chicha o es limonada… O es blanco o es negro… Creo que ya se entendió mi punto y por ello me revienta la cabeza cada vez que escucho las necias palabras de que “ayer estaba con fulano y bueno… nos dimos los besos…”… llega la "amiga romanticona" a la que "la sobradita" le está echando el cuento y le pregunta “pero ya son novios entonces??” y ahí, justo ahí comienzan las dudas… “no… bueno… él no me lo pidió pero… no sé… vamos a ver qué pasa…” Semanas después –por no decir días- la situación se aclara… Algunas salen con "la suerte" de que en alguna reunioncita, el pana en cuestión le dio la gana decir “ah… miren… mi novia...” en ese momento resucita el mismo Pavarotti y se escucha la música más melodiosa en los oidos de la “novia” que acaba de ser reconocida ante las masas cual escena de “El Rey León”… “Soy la novia!! Soy la novia!!” gritan sus neuronitas mientras estrecha las manos de los panas del nuevo "novio"… Alcanzó el cielo... El mejor escenario para la criatura que acaba de perder su miedo y ganar un gramo de autoestima… The ground beneath her feet, pues… El peor escenario: la niña que entre una y otra reunión, le comenta a sus amigas que el "novio" está raro, que está en la universidad aún, que no la ha llamado porque estaba todo estresado, que está confundido con la maldita exnovia (las que siempre estamos provocando llantos y gritos descontrolados en ellas, aunque tengamos miles de años A.C. sin hablar con el niño) y a la que ambos le tienen miedo, bla bla bla… La niña regresa a su casa y sufre en secreto... Bueno, ni tan en secreto… Espera que su endemoniado celular vibre (porque pasa de amar y odiar a su celular en cuestión de segundos dependiendo de la cantidad de veces que este se estremezca durante el día) y a veces lo hace, a veces no... Y ni hablar del fin… Creo que todos conocemos por experiencia propia cómo se dan los finales… Todo lo que significan… Es necesario entonces sufrir desde el inicio?? Por qué no hacer las vainas bien?? Qué nos ata?? Como dice uno de esos proverbios que la gente se copia por ahi de algún portal de reflexiones humanistas: “quien quiere hacer algo encuentra un medio; quien no quiere hacer nada encuentra una excusa”. Cuantas “crónica de una muerte anunciada” se van a seguir escribiendo en este tema??? Estoy harta de que las amigas con las que crecí, las amigas que conocí hace poco pero se ganaron mi cariño, las amigas que por “x” o por “y” la vida me trajo digan –palabras más, palabras menos- “you were just right, my friend… you were just right…” Creo que es hora de volver a los orígenes de la creación… En cacería son los perros detrás de los venados; no los venados detrás de los perros… Está bien que fuimos hechas con una de sus costillas, pero no se puede vivir como la costilla que eternamente está buscando incrustársele de nuevo al "novio" para estar “por siempre dentro de él, cerquita del corazón”… Hell, no!!! Qué es eso?? Adiós amor propio... Recojan cuerda, mis queridas… Leven anclas y corran, naden, partan, huyan, vuelen, escabúllense, deserten, aborten la misión… Si es imposible, NO vale la pena… Lo que es para una, se da soliiiiiiiito, sin fantasmas, miedos al compromiso, traumas psicológicos, malas juntas, en fin… SIN EXCUSAS… Como dice una de mis mejores amigas, “primero debes estar enamorada de ti..."
So, let the games begin...
"Este es un brindis por nosotras... Por los hombres que tienen nuestros corazones, por los tarados que los tuvieron y no los valoraron, y por los suertudos que nos conocerán y los tendrán.Por las que estamos libres y no necesitamos de un hombre para pasarla bien y ser felices.Por las que decidimos mandar al carajo a esos tontos que pensaban que nos íbamos a comer sus cuentos.Y por qué no un brindis por todas aquellas que viven un mundo rosa al lado de su verdadero galán?Por los buenos momentos, por los malos, por los que pasaron y que fueron grandiosos, por los que estamos pasando que son mejores o iguales, y por los que vendrán, que no importa si son buenos o malos si juntas los enfrentamos.Y porque siempre seremos viejas amigas sin importar nada... SALUD!!!".