viernes, 17 de septiembre de 2010

Meet APOLONIA

Mi madre y yo regresábamos a casa hace unas noches y, como siempre, veníamos escuchando un programa radial. De repente, una oyente llamó a la estación para hacer una pregunta en vivo. Su nombre era "Apolonia" -sí, Apolonia-. Inmediatamente, mi mamá esbozó un "Ok, ¿ése nombre más o menos? Ésa viejita debe ser bien atravesada...", y subió el volumen del radio para escucharla mejor.
A mí me gustó tanto el carácter y el temple con la que la Sra Apolonia hizo su intervención, que una parte de mi se sintió atraída hacia ése nombre. Bromeé entonces diciendo que mi alter ego tiene nombre: Apolonia.

Pero más que un alter ego, Apolonia es -para mi- un sinónimo:

-Un sinónimo de pararme con firmeza ante los problemas.

-Un sinónimo de hablar sin voz temblorosa sin importar quien(es) escuche(n).

-Un sinónimo de sostener la mirada.

-Un sinónimo de defender-me.

-Un sinónimo de decir ¡no, señor(a)!

Así que, cuando me vean allí de pie, defendiendo lo que pienso, lo que me parece mejor, lo que considero correcto, y no dejándome @#$%& por nadie, es ésa luchadora valiente que que todas las mujeres llevamos por dentro, y que en mi caso "se llama" Apolonia.