lunes, 28 de febrero de 2011

Unos 61

Si la historia fuera diferente, hoy miraría tu rostro para encontrar con agrado cómo me sigo pareciendo a ti a pesar del tiempo.
Si la historia fuera diferente, hoy iríamos a almorzar con Liliana, y así darte de regalo tu acostumbrada corbata.
Si la historia fuera diferente, hoy te contaría cómo me está yendo en el trabajo, los planes que estoy haciendo para alcanzar mis sueños, y tantas otras cosas que pasan por mi mente.
Si la historia fuera diferente, hoy escucharía tu ronca carcajada mientras disfrutas de un cigarrillo.
Si la historia fuera diferente, hoy no tendría la necesidad de poder tenerte a una llamada de distancia.
Si la historia fuera diferente, hoy estarías aquí y pudiera decirte "feliz cumpleaños, papi".