viernes, 17 de junio de 2011

Flautas insonoras


"Al principio no pronunciamos palabra... Él me miró, y a través de sus ojos, mi alma se inundó de la suya... Supimos que nos amábamos con la misma naturalidad que sabíamos que el río corria cantando bajo nuestros pies... Sin darnos cuenta, nuestras manos estaban entrelazadas...

Y allí, supe que aquel era el hombre más bueno, más sencillo, y más cabal que podía existir sobre la tierra... Nadie me arrancaría nunca aquella certeza... En mis manos vibraba con su sangre la sabia del universo...

Mi amor no era mi amor... Era un latido secreto del mundo, una sinfonía de flautas insonoras, un cantar de ángeles mudos... De modo que mi corazón lo tomó por compañero..."

-Fragmento de "El novio" de P.M. Lamet