jueves, 30 de mayo de 2013

This Bitter Earth...


-- El día de hoy me cuestiono, una vez más, ¿cómo es que funciona el mundo con nosotros "a bordo"?
He visto al hombre de buen corazón dejarse enfermar por el poder, la lujuria, y perder con ello su espíritu, su esencia, aquello que lo hacía diferente, respetable, admirable.
He visto cómo la mujer utiliza sus atributos para manipular despiadadamente en función de un objetivo, y luego fingir con el mejor de los antifaces, la dulzura que puede mostrar un lobo hambriento.
Me cuestiono, ¿de qué estamos hechos en verdad? ¿Somos solamente buenas personas hasta que nos dejamos tentar? ¿Hasta que perdemos el foco? ¿Hasta que lo que fuimos alguna vez se convierte un fantasma, y nos volvemos frialdad, codicia, y esa oscuridad que tan seductoramente te sonríe y llama por tu nombre?
En días como hoy, siento vergüenza de lo que está rodeándome mientras camino por este mundo banal, vacío, carente de sentido.

Como siempre, Dios "cuelga" mensajes en ese mismo camino lleno de sombras para demostrarte que estás por el sendero correcto. Hoy utilizó a Dinah Washington y a Max Richter para dibujarme de nuevo la sonrisa en el rostro, y recordarme que esa pasión que siento por mantenerme FIEL a lo que Él me enseñó, a como me hizo, con mi esencia y mi corazón integro, ESO, exactamente eso, es lo que debe importar. What good am I, heaven only knows.