domingo, 11 de enero de 2015

#AquiNoSeHablaMalDeVenezuela

(Esto escucho mientras escribo)


¿Qué está pasando en el mundo? Ésta semana ocurrió el ataque a Charlie Hebdo en Francia, y hoy se celebró una reunión de los líderes de varias naciones para rechazar los hechos.

Hace un rato hablaba sobre éste tema con alguien, y le decía cómo no me enorgullecía formar parte de la generación que vio caer las Torres Gemelas en una transmisión en vivo por TV, y cómo quisiera vivir algo grande y majestuoso antes de irme de ésta vida. 

Algo como la caída del muro de Berlin, o la llegada del hombre a la luna. No algo que manche de sangre la historia ni altere el sueño de nadie. 

Algo que sea hermoso, que nos haga llorar de emoción. Algo histórico, inolvidable. Algo digno de vivir y contar.

Ése alguien dijo entonces: "Venezuela, por ejemplo".

Pensé entonces en mi país. Tan vacía de seres conocidos y tan llena de odios, divisiones y pobreza.

Sueño contigo, Venezuela. Sueño con ése día en que lleguen y lleguen los aviones que traen de vuelta a nuestros familiares y amigos, dejando atrás al resto del mundo. 

Sueño con llevar de vuelta a MI GENTE a las playas en las que alguna vez nadaron, a comer las empanadas que alguna vez probaron, y a bailar y reír a carcajadas, olvidando tanto dolor, miedo y soledad que hoy muchos llevamos a cuestas.

Sueño contigo, Venezuela.
Vamos. Enamorémonos de nuevo.